Bono agradece que los periodistas que le retraten «con menos defectos de los que tengo»

El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, agradeció a los periodistas que cubren habitualmente la información en la Cámara Baja que le hayan dado a conocer a los ciudadanos «con menos defectos de los que tengo».

Bono compartió hoy una copa informal con los periodistas parlamentarios advirtiendo que no quería que se interpretara como «una despedida con contenido político o electoral».

Más bien se trataba de pronunciar «unas palabras de gratitud a todos y a todas» y de explicitar que después de casi cuatro años de Legislatura «me voy contento, me voy satisfecho».

En este tiempo, dijo, «siempre he votado con mi partido, pero nunca he tenido conciencia de utilizar el Reglamento (del Congreso) de forma parcial».

Salvando incidentes de «micrófonos abiertos que yo malutilizaba», Bono dio las gracias a los informadores porque «hay mucha gente que conoce al presidente del Congreso a través de vosotros, con menos defectos de los que tiene», salvando la «excepción» de alguno que en el momento de la despedida no quiso citar explícitamente.

Hizo entonces un alegato en defensa de su «autonomía» y su capacidad para «decir lo que pienso», manteniendo a la vez la lealtad a su partido, el PSOE. «Yo soy de los mios», aseguró, «pero tengo opinión propia y he procurado que esa opinión enriquezca a mi partido».

«He preocurado», continuó, «no parecerme a los cortesanos del Rey Sol, que cuando preguntaba por la hora le contestaban: `La que desee su majestad�. Aquí es la hora que es, le guste o no le guste a su majestad».

En los compases finales de la Legislatura abogó por lanzar «pelillos a la mar» tanto con los compañeros de partido con los que se haya podido «picar», como con los periodistas, a los que reconoció bromeando a costa de su implante capilar que «yo los pelos los valoro».

Advirtió al medio centenar de asistentes que «alguna vez vendré al Congreso» para ver si el veterano diputado socialista José Prat tenía razón cuando decía que el periódico leído en la Biblioteca del Congreso «me sabe mejor». «Yo creo que leído en el Congreso el periódico me va a saber también mejor», aseguró.

Esperanzado en perdurar en el recuerdo, acabó contando una anéctoda reciente de su consuegra, Natalia Figueroa, que «vino el otro día a hacerse una foto con el retrato de su abuelo», el conde de Romanones. Cuando ya abandonaba al galería de cuadros reconoció el de su bisabuelo, Alonso Martínez, que también había sido presidente del Congreso y del que apenas guardaba recuerdo.

«Nuestro nieto», reflexionó Bono, «va a tener tres presidentes en sus antecedentes familiares, dos que se esperaban y a mí, que no me esperaba nadie. Pero luego pensé: Natalia se había olvidado de su bisabuelo». De esta reflexión el presidente del Congreso en la IX Legislatura, concluyó que «al final lo que importan son los sentimientos y los afectos. Gracias y mucha suerte», concluyó. El encuentro acabó en foto de familia en la escalinata de los leones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído