La ejecución de Gadafi mancha la imagen de los rebeldes

No hay piedad para Muamar Gadafi. El hombre que mató a hierro a los libios durante 42 años, a hierro ha muerto a sus manos, sin que ninguno de sus compatriotas expresara en Trípoli una sombra de compasión por el ser humano que había bajo el tirano. Mientras Naciones Unidas y Amnistía Internacional pedían explicaciones a las nuevas autoridades libias por una muerte que parece una ejecución, en la capital del país magrebí todo eran disparos al aire y júbilo …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído