Márquez cumple, Bradl esprinta

`»¿Está clasificado, no?», le pregunta Emilio Alzamora, en el muro del equipo que dirige, abocado a las pantallas de tiempos, a Santi Hernández, jefe de mecánicos, que está a su derecha, pendiente de un puñado de números. «Sí, está clasificado. Su tiempo es de 2m12,8s, le basta». Marc Márquez se enfundó el mono en ese cuerpo menudo y magullado tras las últimas caídas, tres en solo una semana, se puso el casco y los guantes, se subió a su moto, esperó a salir el último del garaje y enfiló el camino de la pista …

Lea el artículo completo en www.elpais.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído