Una tumba que no tendrá nombre para el dictador

El cuerpo de un musulmán que acaba de expirar debe ser tratado con el máximo respeto y lavado siguiendo un ritual preciso. Un ritual realizado por otro creyente de su mismo sexo que previamente se haya purificado mediante la ablución. El cadáver debe ser luego amortajado en varios lienzos blancos, antes de que se pronuncien las oraciones fúnebres previstas por el islam …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído