La asesina de Gucci prefiere su celda a la vida en libertad

La reclusa tuerce la nariz y declina con firmeza la invitación del juez. No quiere comenzar los trámites para obtener la libertad condicional. Y eso que, tras cumplir 14 años de encierro en la cárcel de San Vittore en Milán -lo que supone más de la mitad de los 26 a los que fue condenada por haber pagado a un hombre para que asesinara a su marido-, Patrizia Reggiani tendría derecho a pasar sus días fuera de la penitenciaría: trabajar sus ocho horas y volver entre rejas por la noche …

Lea el artículo completo en www.elpais.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído