Peor que en el Museo Coconut

La obra agredida.A cualquiera le puede pasar. Está uno limpiando el polvo y se le escurre entre las manos una figurita de porcelana, habitualmente prescindible. Pero la señora de la limpieza del Museo Ostwald de Dortmund no pecó de torpeza, sino de celo en su trabajo …

Lea el artículo completo en www.elmundo.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído