Estudiar química, meterse en política y correr los 100

Saber que Alfredo Pérez Rubalcaba fue un velocista de élite suena raro. Es como escuchar a un futbolista encadenando varias oraciones subordinadas sin perder el hilo. Suena raro incluso después de ver esa borrosa foto en que sale con barba corriendo como alma que lleva el diablo. Con Rubalcaba siempre se tiene la impresión de que oculta algo …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído