Los 50 cinemómetros de la DGT que más recaudaron en 2016

Este radar les saca 450 euros cada hora a los sufridos conductores españoles

Los radares de velocidad en España se embolsan 44,3 millones de euros al año

El radar del kilómetro 29 de la A92, a la altura de Sevilla, es uno de los 20 que más recauda de España

Los ojos más rentables de la DGT vigilan una sucesión de curvas de la autovía A-4, a su paso por Córdoba. En el kilómetro 417,5 de esta carretera, a pocos metros de una señal que limita la velocidad a 80 kilómetros por hora, tras un tramo que permite circular a 100, se levanta un radar que, con 80.582 denuncias cursadas, fue el que más recaudó el pasado año.

De media, 450 euros cada hora. Y, en total, 3,9 millones de euros, según un documento facilitado por el Gobierno en una respuesta parlamentaria a Miguel Ángel Heredia (PSOE), que incluye un listado de los 50 cinemómetros que más dinero se embolsaron en 2016. Todos ellos sumaron más de 44,3 millones. El 30% de los 164,2 millones ingresados por los cerca de 600 radares repartidos por España -sin incluir Cataluña y Euskadi, donde las competencias se encuentran transferidas-.

El nivel de recaudación depende de diferentes variables. Entre otras, del volumen de tráfico que presenta la carretera donde se ha instalado el aparato,

se arranca Mario Arnaldo, presidente del colectivo Automovilistas Europeos Asociados (AEA), según recoge J.J. Galvez en EL PAÍS, hoy 13 de mayo de 2017. De hecho, el 62% de los radares incluidos en este top 50 se encuentra colocado en autovías o autopistas, según el documento del Ejecutivo, al que ha tenido acceso EL PAÍS.

Pero también influye que existan restricciones específicas de la velocidad en ese punto. Hay vías que tienen una limitación distinta de la que percibe el conductor que podrían tener en la práctico,

continúa Arnaldo.

A 80 en una autovía

Una tesis con la que se señala, por ejemplo, a los dos carriles de la A7 que atraviesan el túnel de Lorca (Murcia). Esta infraestructura de más de 600 metros de largo, donde no se puede circular a más de 80 kilómetros por hora, se ha convertido en el escenario donde opera el segundo radar -en este caso, es de tramo- más rentable: ingresó 2,1 millones el pasado año.

El objetivo con el que se implantaron estos aparatos era prevenir los accidentes. Nunca tuvieron un afán recaudatorio

, subraya el socialista Heredia.

Sin embargo, tres de los cuatro radares que más multan no están instalados actualmente en puntos negros

, denuncia el diputado del PSOE, que recuerda que el montante ingresado a través de estos instrumentos se ha disparado un 37% entre 2011 y 2016.

«Umbral de tolerancia»

La DGT desveló en 2015 la velocidad a partir de la cual saltan los radares. Tráfico fijó un «umbral de tolerancia» de siete kilómetros por hora para las carreteras de hasta 100 kilómetros hora; y del 7%, más el margen de error, para las que tienen un límite de velocidad superior a 100. Así, en las vías donde se puede circular a 120, el cinemómetro no sanciona hasta que no se alcanzan los 131.

Pero Tráfico siempre ha negado ese afán recaudatorio.

Somos un país con una ratio de radares bastante por debajo de la medía de la Unión Europea y de los países de nuestro entorno

, apuntó esta semana el director general de la DGT, Gregorio Serrano, durante su comparecencia en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso. En España existen 27 cinemómetros por cada millón de habitantes. Un nivel inferior a los 56 de la UE y que dista mucho de los 62 de Francia, los 93 de Reino Unido o los 135 de Suecia.

España tiene 2,5 radares por cada 1.000 kilómetros cuadrados. Y la media europea es de 7,3. Países como Holanda tienen 38; Italia, 57; Irlanda, 72; y Bélgica, 662

, remachó el máximo responsable de Tráfico en el Parlamento.

La DGT defiende también que solo se sanciona a los conductores que se saltan la normativa -«sin infracción no hay multa», repiten en el departamento dirigido por Serrano-. E insiste en que los ingresos a través de las multas han descendido en el último lustro, pese a que el número de denuncias ha aumentado. En 2016, se abrieron 4,3 millones de expedientes por incumplir la ley y se recaudó 395 millones de euros. En 2011, fueron 3,8 millones de denuncias y 458 millones de euros. Lo que supone una subida del 13% y una bajada del 14%, respectivamente.

Pero nadie entiende que ese dinero no se destine a mejorar nuestras carreteras nacionales, que no se invierta en seguridad vial, en mejora del asfalto, en la señalización viaria…,

apostilla Heredia, secretario general del grupo parlamentario socialista en el Congreso, que concluye:

En los últimos cinco años, las inversiones del Gobierno han brillado por su ausencia.

El último informe de la Asociación Española de la Carretera (AEC) cifra en 6.600 millones de euros el deterioro de la red viaria y advierte que, de continuar la falta de mantenimiento, antes de 2020 se necesitará reconstruir buena parte de ella.

Por otro lado, según informa el portal autopista.es, si sales a carretera estas próximas vacaciones, debes saber que más de 850 radares de la DGT están preparados para multarte. Te contamos lo necesario para que no te multen por tierra o por aire.

Cada año la DGT impone unas 2,2 millones de multas y, más de la mitad, lo son por velocidad excesiva. Radares fijos, móviles, de tramo, de helicóptero, hasta unos 850 entre unos y otros dispositivos de control de velocidad componen la flota disponible por Tráfico. Por eso es interesante saber dónde están, cuánto margen nos conceden y cómo reconocerlos.

1. ¿Dónde están ubicados los radares?

La Dirección General de Tráfico anuncia la posición de sus radares fijos instalados en las carreteras de forma habitual en su página web. Los radares móviles, en principio, no están anunciados si bien desde hace un año, Tráfico hace públicos los 1.500 tramos de carreteras secundarias que son sometidas a especial vigilancia en las que es más posible encontrar un radar. A veces son tramos pequeños pero otras veces son tramos muy largos. Según nos contó la propia directora de Tráfico, María Seguí, hace poco más de un año en el momento de poner en marcha esta política, no los encontrarás en una cuneta, ni escondidos, y estarán anunciados «cuando sea posible», con su señalización correspondiente. Este tipo de controles son cortos, «educativos», como los definen desde la propia DGT, para que los conductores no se aprendan dónde están.

2.¿Qué margen tienen los radares?

Una vez conocida la posición de los radares, la duda es, ¿a cuánto puedo pasar para que no me multen? ¿Cuál es el margen de cada radar? Depende del tipo de radar y de la velocidad máxima permitida. La legislación actual establece que el error máximo de los radares fijos es de 5 km por hora es en mediciones inferiores a 100 km/h y del 5 por ciento en mediciones superiores a esa velocidad. Y el margen de los radares móviles es de7 kilómetros por hora por debajo de esa velocidad y del 7 por ciento a partir de esa velocidad. En el caso de los radares de tramo, la ley establece que el margen máximo de error es del 5 por ciento, mientras que en el caso de los radares de helicóptero Pegasus, el error es del 10 por ciento, debido a que su forma de medir vehículos es más compleja.

Ahora bien, desde hace un año, la DGT establece el «margen del 7» en todos sus radares. Esto es, concede el margen máximo, al menos en la velocidad a la que salta el radar, la de activación. 7 kilómetros por hora en mediciones por debajo de 100 kilómetros por hora y un 7 por ciento por encima. Ahora bien, no te confíes porque a partir de entonces la forma en que aplica el margen es muy discutida ya que no concede nada, algo que muchas sentencias han puesto en evidencia. Pero ¡ojo!, esto sólo lo aplica la DGT, ni Transit de Cataluña ni Tráfico del País Vasco conceden este margen: el suyo es mucho más exiguo y se ciñen al mínimo del aparato medidor.


3. ¿Y dónde está el radar de helicóptero Pegasus?

Pero si hay un radar eficaz, ese es el radar de helicóptero de la DGT Pegasus. Tres años se han cumplido estos días desde que la primera unidad se pusiera en marcha, actualmente la DGT dispone de 8 helicópteros con radar Pegasus. Y próximamente incorporará dos más. Cada Centro de Gestión de Tráfico dispone de uno (La Coruña, Madrid, Málaga, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza). No todos los helicópteros, 12 de los que dispone la DGT, cuentan con el radar Pegasus, aunque próximamente será así.

El Pegasus es el radar más eficaz de los que dispone la DGT, es decir su relación entre vehículos vigilados y multados es la mayor. Mientras un radar fijo normal tiene una eficacia del 3 al 5 por ciento, la del Pegasus es de un 24 por ciento. Es decir uno de cada cuatro vehículos vigilados son multados. Si bien debemos tener en cuenta que la vigilancia a bordo de estos aparatos es muy selectiva y piloto y operador de cámara se fijan en los vehículos que claramente comente un exceso de forma más clara. La media a la que circulaban los coches multados por Pegasus era de 28 km/h en autovías y autopistas y de 30 en el de las carreteras limitadas a más de 100. La forma de saber si el helicóptero de la DGT que te vigila tiene o no el radar Pegasus es fijarte si lleva la caja blanca en uno de sus costados.


4. ¿Y qué hay del radar indetectable o invisible?

Otro de los radares con los que la DGT hace el agosto es el radar indetectable o invisible, el sobrenombre con el que se conoce al Multaradar C. No es un radar laser, es el cinemómetro de ondas más avanzado de los que dispone Tráfico. Y que en Autopista tuvimos la ocasión de verlo en acción hace unos meses. Se llama indetectable por su aspecto y su modo de funcionamiento. Capaz de funcionar en parado y en movimiento, instalado en un coche o en una cabina, puede medir hasta 6 carriles de forma simultánea. No cuenta con la clásica antena exterior en forma de cono, por lo que si está instalado en un coche te será más difícil reconocerlo. El apodo de indetectable le viene en parte por su modo de funcionamiento en una frecuencia muy alta, de forma que al menos de momento los detectores no son capaces de descubrirlo.
Multaradar C5. ¿Dónde están los radares de tramo?

Si hablamos de eficacia los radares de tramo son, tras el Pegasus, los más eficaces. A pesar de estar anunciados, en los últimos años figuran entre los que más multan. Los encontrarás sobre todo en autovías pero en los últimos meses la DGT ha comenzado a instalarlos en las carreteras secundarias.

¿Por qué caemos en ellos? Desde señales poco visibles hasta un límite de velocidad inferior al genérico de la carretera en donde están instalados o la falta de constancia del automovilista para mantener la velocidad, el caso es que las multas son muchas.

Y si te han puesto la multa de velocidad, recuerda que en tu denuncia siempre tiene que figurar la velocidad máxima permitida de la vía, la velocidad medida por el radar y la velocidad medida corregida en función del margen de error. Ten claros cuáles son tus derechos: para terminar te dejamos la hoja de ruta para recurrir una multa de velocidad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído