"Entrega, dedicación y profesionalidad"

Conoce al redactor José Antonio Cabezas de la sección “Historia” de QAH

Conoce al redactor José Antonio Cabezas de la sección “Historia” de QAH
José Antonio Cabezas Vigara Qué Aprendemos Hoy

José Antonio Cabezas Vigara es un historiador extremeño de nacimiento y andaluz de adopción. Vino a la capital hispalense a estudiar la carrera y se licenció en Historia, por la Universidad de Sevilla, en el año 2005. Es el fundador, editor y redactor de la web antrophistoria, un espacio sobre historia, arqueología, antropología y otros temas relacionados. Afirma que estudió historia, a pesar de ser consciente de la escasa salida laboral de esta carrera, por pura vocación. Dedicó algún tiempo al trabajo como arqueólogo y en la actualidad se refugia del chaparrón de la crisis ejerciendo otras labores alejadas de su vocación. «Renovarse o morir

Se describe a sí mismo como una persona constante, perfeccionista y entregada a su trabajo y, desde que pasó a formar parte del equipo de QAH en el mes de julio de 2012, lo demuestra en cada una de sus redacciones. A parte de los artículos que publica el día 9 de cada mes, ha participado en todos los especiales que se han propuesto desde la sección «Historia». Para el especial de la serie Isabel, de RTVE, escribió sobre Los judíos en España hasta su expulsión en 1492, para el de la abdicación del rey Juan Carlos I de España redactó una síntesis Sobre las abdicaciones reales en España y, por último, para el del 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín escribió sobre Rusia: la primera víctima de la Primera Guerra Mundial.

Es por esto, por su entrega y dedicación, por la buena sintonía con la sección de Historia, y por la calidad de sus trabajos, que QAH se acerque más a José Antonio Cabezas Vigara.

¿Para qué la historia? La historia es un registro cronológicamente ordenado de los hechos más relevantes del hombre en el pasado, de sus causas y de sus consecuencias. Debe servir, por tanto, como guía del camino que se debe, o no, seguir para llegar a una meta concreta, evitando las piedras en las que ya hemos tropezado. La experiencia nos dice, sin embargo, que la historia es cíclica y que seguimos cayendo siempre en los mismos errores del pasado. Todos los Imperios, como el romano o el español, nacen, crecen y mueren por agotamiento, y estoy convencido de que le ocurrirá exactamente lo mismo al gran Imperio actual, los Estados Unidos de América.

¿La importancia de estudiar Historia en estos tiempos? Estudiar historia es fundamental para conocer los mecanismos que mueven el mundo y para saber cómo la humanidad ha llegado a la situación en la que se encuentra actualmente. Nada surge por generación espontánea, todo tiene su origen en el pasado. El mapa de los países del mundo que conocemos, por ejemplo, no es casual. Es el fruto de infinidad de guerras y tratados que lo han ido configurando a lo largo de la historia. No hay nada más que ver cómo las dos Guerras Mundiales cambiaron las fronteras de los países del mundo y cómo esos cambios generaron, en muchos casos, conflictos que aún hoy siguen coleando. Ese es el caso de la guerra de Israel y Palestina, entre otras.

¿Qué le ha apasionado más de su carrera? Hay dos cosas fundamentales que me apasionan de la carrera de historia. Una es que abarca tantos campos del saber, que sirve para contemplar el mundo de una manera diferente. En mi caso, desde que empecé a estudiar historia, me he vuelto bastante escéptico, todo se me tiene que demostrar de forma empírica. Otra cosa que me apasiona es que la historia no es estática, sino que tiene la capacidad de rehacerse constantemente gracias a la aparición de nuevas técnicas o de nuevos hallazgos arqueológicos o documentales. O, incluso, de reinterpretar los que ya conocemos.

¿Cuál es el periodo histórico que te despierta mayor interés? Más que un período histórico concreto, lo que realmente despierta mi interés es la arqueología, una de las disciplinas auxiliares de la historia por excelencia. Pero si tengo que elegir entre alguno de los períodos históricos me quedo con la Antigüedad y, más concretamente, con el contexto en el que se desarrolló la vida de Jesús de Nazaret. Me impresiona observar la repercusión que un humilde judío nacido en Nazaret, una minúscula aldea de Judea, ha tenido en toda la historia de la humanidad. Pero más me impresiona analizar cómo se ha desvirtuado su mensaje y cómo la Iglesia ha llegado a ser algo totalmente diferente a lo que él predicaba.

¿Es real eso que dicen? La casa del historiador siempre es como una pequeña biblioteca. Es totalmente cierto. En el salón de mi casa se puede observar una gran librería que, poco a poco, se va llenando de libros. Hay que tener en cuenta, además, que soy de esos románticos a los que les gusta leer en papel y no en las frías pantallas de los ebook o similares. Me gusta sentir el tacto y el olor del papel, y ver físicamente cómo avanzan las páginas.

¿Dónde encuentras tu futuro laboral? ¿Crees que tienes amplitud de oportunidades? El futuro laboral de un historiador es complicado porque vivimos en un país en el que la cultura está considerada un lujo más que una necesidad. Quizás se deba a que estamos gobernados, en gran parte, por dirigentes que han llegado a su poltrona trepando por sogas alternativas al esfuerzo y al saber. Las claves del éxito laboral en España están en el enchufismo y en el peloteo, más que en el mérito personal. Si no pasas por ahí, y yo no paso, lo tienes difícil. Además, los recortes en educación, en uno de los pilares fundamentales que sostienen un país serio, hacen que la amplitud laboral de la gente de letras sea escasa. Esperemos que esta situación cambie algún día y se apueste más por la cultura.

Trabajas en una página web, con relación a las nuevas tecnologías ¿Qué beneficios y riesgos podría encontrar la disciplina de Historia en las mismas? Los principales beneficios de la divulgación histórica por Internet son la amplia difusión y la gran accesibilidad a la información. Los riesgos son la falta de rigor, precisión y escrupulosidad en los datos. Hay que leer y utilizar la información del ciberespacio con mucha precaución, contrastando los datos.

El historiador ¿Un intelectual con capacidad de cosmovisión innata? ¿Es el historiador curioso por naturaleza? El historiador es un intelectual en potencia, pero la capacidad de cosmovisión no siempre es innata, en la mayor parte de los casos hay que trabajarla. Creo que fue Picasso el que dijo que «la inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando», pues algo similar. Sin embargo, la curiosidad sí es una virtud que puede venir en la persona de serie.

Tu obra histórica preferida ¿Por qué? Tengo muchas obras históricas preferidas, pero en este caso me decanto por cualquiera de los textos del antiguo historiador judío Flavio Josefo, ya que leyéndolos nos podemos hacer una idea de cómo era la Palestina del tiempo de Jesús de Nazaret. Ya he dicho antes que el nazareno, a pesar de que no soy creyente, es uno de los personajes históricos que más llama mi atención. De hecho, en mi biblioteca personal tengo, leídos y subrayados, los dos tomos de las «Antigüedades judías», una de sus obras principales. También se puede destacar la Biblia entre esas obras históricas predilectas, pero leyendo mucho entre líneas y atendiendo también a lo que no se dice.

La historia como una de las formas culturales que más se ha utilizado para justificar instituciones, creencias y propósitos comunitarios que prestan cohesión a grupos, clases, nacionalidades, imperios. ¿Cuál es su poder? La historia siempre ha sido, y es, un poderoso instrumento que los Estados utilizan para justificar sus modos de proceder y sus fines. El franquismo, por ejemplo, usaba a su antojo las figuras históricas para intentar dar cohesión a España y aniquilar ideológicamente a los nacionalismos. Se ensalzaban hechos históricos como la resistencia de Numancia al Imperio romano o la «reconquista» de la península Ibérica a los musulmanes; o personajes concretos como Viriato, el gran líder lusitano, o el Cid Campeador. Se apelaba a la unión del pueblo hispano para hacer frente a cualquier adversidad. El escenario de la historia sirve, por tanto, para justificar cualquier institución, creencia o propósito comunitario.

¿Tu mejor experiencia dentro de QAH? Las mejores experiencias en QAH las vivo siempre que organizamos algún especial por algún acontecimiento de actualidad. Hacemos un mayor esfuerzo, pero siempre en equipo.

En una frase; ¿Qué es QAH? Una plataforma digital de divulgación de cultura general y de actualidad.

¿Tu mejor entrada dentro de QAH? La mejor entrada que he publicado es «El Pedrosillo, un campamento romano inédito» por dos razones: primera porque está cerca de mi pueblo natal, en Llerena (Badajoz), y segunda porque doy a conocer un yacimiento casi desconocido.

Una frase o enseñanza que siempre vaya contigo: Una frase… «somos de la misma sustancia que los sueños», de William Shakespeare, porque siempre hay que soñar para seguir mejorando y avanzando en la vida.

 

Realizada por:

Ángela Tejeda Risquet, Responsable de Comunicación Interna de QAH

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído