Masacre en el corazón de Barcelona

Ada Colau trata de cubrirse y dice que los bolardos no habrían evitado la carnicería en las Ramblas

Las 'excusas' de la alcaldesa antisistema, a la que hasta ahora nadie acusado, abren la polémica

Según varias fuentes, la CIA alertó del riesgo de atentado islamista en Barcelona y en su informe citaba la Sagrada Familia y lugares concurridos como La Rambla

Desde que se conoció que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y el Estado habían recomendado al Ayuntamiento de Barcelona poner bolardos a lo largo de Las Ramblas, se ha debatido intensamente si esa habría sido una solución para evitar el atentado que se produjo este 17 de agosto de 2017 en el corazón de Barcelona (Tras la miseria de Garzón, el vómito de la CUP, la sorna de Otegi y el cinismo de Podemos).

Según varias fuentes, la CIA alertó del riesgo de atentado islamista en Barcelona y en su informe citaba la Sagrada Familia y lugares concurridos como La Rambla (La CIA avisó hace dos meses a los Mossos que existía riesgo real de atentado en Barcelona).

El año pasado el Ministerio del Interior hizo unas recomendaciones para que se «aislaran de manera física con objetos o con agentes de policía puntos estratégicos que pudieran ser objeto de atentado terrorista».

Entonces, el Ayuntamiento de Ada Colau valoró estos consejosy decidió desestimarlos:

«No se pueden poner bolardos en todos los sitios y hay que tener en cuenta aspectos, como que se pueda permitir acceso a los servicios de emergencia y de limpieza».

Hasta el momento y a pesar de que la pregunta flotaba en el aire, nadie había osado preguntar. Quizá Ada Colau, tratando de adelantarse a los acontecimientos y consciente de que más pronto o tarde se planteará de forma cruda si su Ayuntamiento -a imagen de lo que hace el de Madrid- podía yhaber sido más previsor, lo ha sacado ella misma (Arturo Pérez-Reverte: «Es la guerra santa, idiotas»).

En declaraciones a Catalunya Ràdio, la alcaldesa de Barcelona ha querido quitarse de encima cualquier responsabilidad relacionado con los bolardos, según recoge Maribel Marín en Caso Aislado.–¿Habrían evitado los bolardos el atentado? Ada Colau cree que no–.:

«Ahora todos nos preguntamos qué más podríamos haber hecho. Ya había controles en Las Ramblas y otros puntos importantes. La furgoneta era de pequeñas dimensiones así que podría haber sorteado un posible obstáculo».

«Cuando están determinados a hacer el mal lamentablemente es muy difícil impedirlo».

La alcaldesa de Barcelona, que fue de los que más vociferaron contra Aznar y el PP tras los atentados del 11M de 2004 en Madrid, se agarraahora a un clavo ardiendo y tira de manual para eludir responsabilidades:

“La seguridad al 100% no existe, especialmente cuando hay personas aisladas dispuestas a hacer barbaridades y con unos medios muy rudimentarios”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído