«Hay que apoyar a la vela; es importante para España»

El nuevo «Marivent» de Don Juan Carlos es Sanxenxo

El Rey disfruta en este municipio gallego que le ofrece mar y viento para navegar, rica gastronomía, buen tiempo y el aprecio de su gente

El nuevo «Marivent» de Don Juan Carlos es Sanxenxo
Juan Carlos I ABC

Es difícil mantener una conversación larga con el Rey Don Juan Carlos sin interrupciones porque cada rato alguien se acerca a saludarle o a pedirle permiso para hacerse una foto con él. Don Juan Carlos accede amablemente, posa y, como le pasa muy a menudo, tiene una habilidad especial para retomar la conversación en el mismo punto en el que fue interrumpida. Habla de Sanxenxo, este municipio gallego que se ha convertido, de hecho, en un nuevo destino de vacaciones reales. Don Juan Carlos lo visita con tanta frecuencia que a la casa en la que se hospeda, propiedad de su amigo el armador Pedro Campos, se la llama coloquialmente el «nuevo Marivent».

Sanxenxo ofrece todo lo que a Don Juan Carlos le gusta: mar y viento para navegar, buen tiempo «de marzo a noviembre», asegura, y una excelente gastronomía. A todo ello, el alcalde de este municipio, Telmo Martín, añade el aprecio de la gente. Según relata el edil, la relación del Rey con Sanxenxo es de mutuo afecto. De hecho, el alcalde quiere agradecer de alguna forma a Don Juan Carlos «todo lo que está haciendo por nosotros» y asegura que «en su momento tendrá el reconocimiento que se merece». Y es que la presencia habitual del Rey está suponiendo una valiosa campaña de promoción para el municipio. Don Juan Carlos, además, ha llevado a algunos de sus amigos a navegar por la ría de Pontevedra, y se han quedado tan encantados como su anfitrión. Uno de los atractivos de la ría de Pontevedra es que sus aguas son tranquilas como «una laguna», pero a 50 millas el mar se revuelve como «un Cabo de Hornos», según recoge A. Martínez-Fornés en ABC.–Sanxenxo, el nuevo «Marivent» de Don Juan Carlos--.

Cuenta el alcalde que el Rey se siente cómodo en Sanxenxo, donde «se le quiere», pero a la vez se le deja hacer su vida con tranquilidad, sin atosigarle. Don Juan Carlos le confesó que ahora estaba descubriendo muchos rincones de España que ni sabía que existían porque, antes viajaba mucho, pero sólo veía lo que le permitían los actos oficiales que le preparaban.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído