La parte oscura de la muerte de la modelo

A la bella Celia Fuentes no sólo la mató el desamor

La joven, extremadamente sensible y voluble, llevaba un mes haciendo frente a otros problemas

Hace dos meses, Fuentes había comenzado una relación con un conocido influencer de este país.

Amigo de Dulceida (26 años), el joven decidió poner punto final al romance y la bloqueó en las redes sociales, lo que terminó por hundir a la joven, que ya arrastraba problemas previos por culpa de su trabajo y su frágil personalidad.

De hecho, tal era su dolor que llegó incluso a comentar, vía whatsapp, cómo se sentía. Lo hizo con una de las exparejas del político argentino Juan Facundo Moyano, con el que se la había relacionado hace unos meses.

Contactó con Eva Bargiela sin ni siquiera conocerla, para buscar apoyo. Ésta, en conversación con este medio, asegura que trató de tranquilizarla, aunque todavía no entiende por qué Fuentes decidió comunicarse con ella.

Además, Bargiela deja claro que no fue ella la que difundió la conversación privada entre ambas, que ha corrido como la pólvora por la web, según recoge Lara Fernández en El Español.

No es cierto, por tanto, que fuera su historia con Moyano la que la llevara al trágico final. Tampoco, como han afirmado algunos medios, que fuera adicta a ciertas sustancias ni que un fotógrafo terminara con su vida.

Su entorno más cercano asegura que únicamente se trataba de una joven «voluble y risueña» que sufría cada vez que la juzgaban y que al final no pudo con la presión que vivía.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído