El colmo del los colmos

Llegó Trapero a Madrid, aparcó donde le salió y la grúa se llevó su coche

Independientes hasta para estacionar, pero se ha comido una buena multa

Llegó Trapero a Madrid, aparcó donde le salió y la grúa se llevó su coche
osep Lluis Trapero, en el centro, llegando a la Audiencia Nacional. EF

Si Josep Lluis Trapero es un poco supersticioso, tiene que estar muy mosqueado.

Y con razón, porque los signos e indicios con los que ha comenzado su peripecia judicial son muy sombríos (La investigación a Trapero por sedición el 20-S se amplía hasta su traición el 1-O).

El mayor de los Mossos d’Esquadra llegó este viernes 6 de octubre de 2017 a Madrid, con cara de piedra pero bastante acojonado porque le tocaba declarar acusado de ‘sedición‘ en la Audiencia Nacional.

Venía acompañado y tanto él como sus compinches debían estar nerviosos, porque ni se fijaron dónde aparcaban el coche. Y pasó lo que tenía que pasar.

Mientras el jefe de los Mossos estaba dentro, intentando colar a los jueces la trola de que a él nunca le avisaron a tiempo el 20 de septiembre, cuando hizo lo imposible para dejar aislados a los enviados del juez a la Consejeria de Economía y permitió que la turba independentista destrozara cuatro vehículos de la Benemérita, llegaron los municipales madrileños, estamparon una multa en el parabrisas y avisaron a la grua que se llevó el vehículo.

En la sanción aparece que el coche de Trapero estaba en una zona prohibida, reservada para la carga y descarga.

El caso es que el vehículo, perteneciente a la Presidencia de la Generalitat de Cataluña pero que no tenía ningún distintivo ni rótulo, terminó en el depósito que hay en la Plaza de Colón, justo debajo de la gran bandera española, bajo la que este 7 de octubre se congregaron 50.000 personas defendiendo la unidad de España (Una multitud con banderas españolas abarrota la Plaza de Colón y pide a gritos: «Puigdemont, a prisión»).

No fue el propio Trapero a recogerlo, sino un funcionario del Gobierno autonómico catalán, tras pagar los 300 euros de rigir.

La sanción correspondiente por estacionar en esa área es de 90 euros, a lo que hay que sumar entre 120 y 150 euros por la retirada del vehículo.

Con toda seguridad esta anécdota se sumará a los miles de memes que llenan las redes y se han hecho virales, como este de Artur Mas:

VÍDEO RELACIONADO: Primeras declaraciones de Trapero tras ser imputado por la Audiencia Nacional

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído