Unas imágenes que colean ahora entre las redes dejando una nostálgica estela de una familia real unida, todavía con el viento a favor y sin ningún escollo a la vista

El vídeo oculto de doña Letizia en bikini que le sienta fatal a la Casa Real

Estas vacaciones veraniegas van a ser un tanto amargas en el mallorquín Palacio de Marivent, tras el escándalo provocado por Corinna Zu Sayn Wittgenstein y los desencuentros familiares derivados del encarcelamiento de Iñaki Urdangarin. (La nueva mala noticia recibida por doña Sofía que alegra a la reina Letizia).

Lejos quedaron aquellos años en que toda la familia real se reunía en Mallorca con caras sonrientes, alejados de cualquier sospecha o escándalo, cuando doña Letizia todavía se llevaba bien con las infantas Cristina y Elena. (El vídeo del insulto de doña Letizia a don Felipe durante una cena en La Zarzuela).

El vídeo que nos ocupa, por circunstancias de actualidad, corre ahora por las redes tras permanecer sin pena ni gloria colgado desde hace un año, medio oculto, y da fe de esas felices fechas que parecen tan lejanas y que refrescan la memoria de Casa Real, que no está precisamente para más recuerdos incómodos. (Los audios secretos de doña Letizia que pueden aplaudir con las orejas los enemigos del rey Felipe VI).

Rescatado por algunos puñeteros, que vierten soeces comentarios sobre el físico de la esposa de don Felipe, es una recopilación de imágenes grabadas en la isla a bordo del yate Fortuna , -cerca de Cabrera y con escena final en Grecia ya en tierra obra de una turista avispada-, cuando la mentada fue cazada en bikini en tres ocasiones: una en 2007 y otras dos en 2011, todas cuando aún no era reina consorte.

300.000 euros se llegaron a pagar por estas instantáneas de 2007 en las que se podía ver a Letizia con un bikini blanco, a pesar de ser de mala calidadEn la primera escena, de refilón, lucía la entonces princesa de Asturias un dos piezas de color blanco junto a su suegra, la reina Sofía sentada en la proa de la citada embarcación.

Las fotos las captó Antonio Catalán Deus, y aquella vez estaban solos Felipe y ella, sin el resto de hermanos y cuñados, a bordo del yate. Fue cuatro años después cuando volvieron a pillarla otra vez en el mismo lugar pero con un biquini más colorido, también de estilo bandeau, y junto con la familia Urdangarin al completo.

Las fotos de paparazzi le costaron a ¡Hola!, cuentan algunas lenguas, unos 250.000 euros.

La jugada le salió mejor ese mismo verano de 2011 a la revista Semana. Publicó unas nuevas fotos de Letizia en traje de baño sexy. pero mucho más baratas. Una turista española coincidió con los entonces príncipes en la isla griega de Antiparos y les hizo fotos con el móvil, de ahí la poca calidad de las mismas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído