Periodismo
Un guardia civil TW

No es el timo de la estampita, pero tiene visas de convertirse en otro clásico en la esfera de los timos callejeros. Se trata del engaño del mudo, donde unos individuos abordan a sus víctimas con una carpeta en la mano, fingiendo pedir una simple firma como apoyo a una asociación benéfica. Pero, en realidad, todo es falso. Lo que buscan es que, después, la persona en cuestión les de un donativo.

En otras ocasiones la cosa pasa a mayores y, mientras un estafador entretiene a la víctima con el tema de las firmas, otro aprovecha el despiste para robarle la cartera o el móvil.

"#Cuidadín... Simulan ser mudos para no revelar su origen Uno se acerca pidiendo una firma y otros te rodean para robarte la cartera o el móvil #NoPiques", ha escrito la Guardia Civil en Twitter.

Hace justo un año, la Guardia Civil ya alertó de este mismo timo, como puede verse en el tuit sobre estas líneas.

Así es «La siembra», el sucio método de robo que ya ha llegado a los cajeros españoles