Exigen que "todas las hembras de todas las especies sean iguales a los humanos"

La nueva animalada de las feministas podemitas: exigen que «vacas, puercas y burras» no sean violadas

Les preocupa también la explotación de las gallinas, "víctimas del humano y del gallo"

La nueva animalada de las feministas podemitas: exigen que "vacas, puercas y burras" no sean violadas
Animalistas protestando en Barcelona a favor de que se prohíba ordeñar a las vacas TW

Califican a las mujeres que cocinan huevos de "traidoras de su propio género"

Para algunos la cosa parece de chiste, pero nada más lejos de la realidad (El desgarrador testimonio de una militante de Vox que deja en bragas a las feministas).

Millones de personas en todo el mundo las apoyan, y el feminismo animalista está más lanzado que nunca con reivindicaciones un tanto desquiciadas y enarbolando como fieras la rasgada bandera del patriarcado. (El ‘macho alfalfa’ Iglesias se hace la picha un lío: «¡Los hombres feministas follamos mejor!»).

Y ahora la asociación Libertad Animal Navarra se hace eco de la senadora mexicana Jesusa Rodríguez, quien recientemente dejó perpleja a la opinión pública con sus declaraciones, asignando los mismos derechos de las mujeres a todos los animales hembras del resto de las especies (La candidata asesina de Podemos pide socorro a las feministas con la excusa de que la ‘linchan’ por ser mujer).

Dejó claro que la igualdad femenina debe ser aplicada también «a las vacas, puercas y burras». Todas las hembras de todas las especies son iguales a los humanos y deben ser iguales a los humanos».

Así, en un comunicado emitido a través de sus redes sociales, suscriben lo dicho, y exigen de paso

«proteger a las hembras animales que son maltratadas y violadas en mataderos y en granjas lácteas».

Según se hace eco ‘Libremercado’, abogan por el feminismo antiespecista y se posicionan claramente en contra del capitalismo:

«Los animales son víctimas de los intereses económicos de las crueles industrias para las que la palabra compasión es un impedimento para hacer más dinero».

Tampoco han querido olvidar en su manifiesto la crítica hacia la raza blanca opresora y malévola:

«Debemos comprometernos con cuestiones críticas sobre nuestras dietas, así como revisitar los cuerpos de los que hablamos en nuestra teoría feminista, es uno de los primeros pasos para descolonizar nuestras mentes y cuerpos del patriarcado de la supremacía blanca».

La organización mundial animalista PETA también hizo suyo el movimiento feminista animal centrándose en la explotación de las gallinas «víctimas del humano y del gallo».

Tanta es la solidaridad que reclamaban con las aves de granja que pidieron que se dejara de comer huevos, a que era una «forma de explotar a las hembras».

Y no quedó ahí la cosa. PETA calificó a las mujeres que cocinaban con huevos de «traidoras de su propio género» y de «antifeministas» por no tener empatía con las gallinas y ser cómplices del patriarcado.

Las mujeres de VOX se revuelven contra las feministas radicales: «¡No hables en mi nombre!»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído