“Y tras la Plaza de Colón, leña sin parar a Sánchez el felón”

Antes de nada, Plaza de Colón.

Ni corte de carreteras, ni rotura de cristales, ni saqueo de tiendas, ni lanzamiento de piedras, ni cócteles molotov contra los coches policiales, como suelen hacer cada vez que se manifiestan los separatistas fieles a Junqueras y a esos golpistas que se apresta a indultar el socialista Pedro Sánchez.

Al Gobierno PSOE-Podemos le salen 25.000 manifestantes, mientras la Policía Municipal contó 125.000.

Da igual, pero imagino que la Delegación del Gobierno usó la misma calculadora que emplea para cuantificar los muertos por coronavirus y todos sabemos que ha medido de menos muchas decenas de miles de cadáveres.

La cifra es irrelevante.

Éramos muchos, de todas las edades, de todos los tonos y aquello fue un clamor.

El mensaje es claro: somos mayoría las españoles a los que nos importa la Ley, el respeto a la Constitución, la libertad y la idea de que Cataluña es parte integral de España.

Gabriel Rufián, el Capitán Memo de los progres de pacotilla, dice que aquello fue una especie de ‘narcosala‘ de la ultraderecha.

 Carmen Calvo, la sectaria de la Memoria Histórica, habla de foto de la impotencia y de proclamas de cartón.

 Ábalos, el mentiroso de las citas a escondidas con la chavista Delcy en los cuartos de baño del Aeropuerto de Barajas, dice que la foto de Colón es la de la vergüenza.

Vergüenza nos dan ellos y por ello, vamos a seguir como decimos en el titular de La Segunda Dosis de hoy:

 “Tras la Plaza de Colón, leña sin parar a Sánchez el felón”

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído