LA SEGUNDA DOSIS

«Sánchez saca otra vez a pasear el fantasma de Franco»

Estaba cantado.

En otras latitudes, lo que se estila es el ‘enemigo exterior’.

Aquí y con los socialistas por medio, el comodín es Francisco Franco Bahamonde, Caudillo de España.

45 años, 7 meses, y 5 días después de su muerte en la cama, Pedro Sánchez y sus colegas sacan de nuevo a pasear el fantasma de Franco.

Ahora, como ya no lo pueden desenterrar, porque eso ya lo hicieron hace casi un par de años, lo que han decidido es ponerse a remover tumbas en el Valle de los Caídos, a ver si con la polvareda tapan un poco la ignominia de los indultos a los golpistas catalanes.

El Gobierno socialcomunista prevé llevar al Parlamento, después de la ‘ley trans’, la nueva norma sobre memoria histórica, que incluirá un artículo para convertir el Valle de los Caídos en una especie de ‘parque temático’.

Como aperitivo siniestro ha dado el banderazo de salida a las ‘exhumaciones’ de españoles muertos hace más de 80 años, en una guerra fratricida que, hasta que llegó el infame Zapatero, muchos creíamos olvidada.

Lo ha confirmado la vicepresidenta Carmen Calvo, natural de Cabra donde los aviones soviéticos al servicio de la II República masacraron en 1938 a más de un centenar de mujeres y niños, quien aseguraba este 24 de junio de 2021 que contaba con una ‘licencia de obras’ para empezar a hurgar en el Valle de los Caídos.

El Gobierno PSOE-Podemos quiere que los españoles dejemos de mirar al presente -los ignominiosos indultos a los golpistas catalanes- y miremos a un pasado del que no quedan ni supervivientes.

Como decimos en el titular de ‘La Segunda Dosis’ de hoy, otra vez Franco para intentar desviar la atención; Franco como cortina de humo; Franco como coartada y Franco hasta en la sopa, porque ya les anuncio que RTVE, ese ente público que paganos todos y sólo disfrutan los sectarios, nos lo va a meter día y noche, con la inestimable colaboración de LaSexta, la Cadena SER, El País y los tertulianos de la Brunete Pedrete.

Cuando a Sánchez le va mal en las encuestas y ahora la va fatal, no se va a 2050 a pesar de sus almibarados planes y anuncios, sino a 1936, ignorando sin duda todos los crímenes que esa etapa perpetró el PSOE, su partido.

Aunque sea cansino, tenemos que volver una y otra vez sobre los indultos y no sólo por la magnitud de la ignominia, sino por todo lo que se teje alrededor.

Los nueve golpistas, indultados por el Gobierno Sánchez están ya en sus casas, tan panchos, pero resulta que el Tribunal de Cuentas –un organismo que según la Constitución tiene la misión de fiscalizar las cuentas y la gestión económica del Estado-, les reclama el dinero público que se gastaron en montar su intentona.

En total, son 5,4 millones, que dedicaron irregularmente a promocionar en el exterior el intento secesionista y 4,8 millones, que se gastaron en organizar el referéndum ilegal del 1-O.

Y Junqueras y compañía, a los que les gusta el dinero más que a un chivo la leche, se han puesto como unas fieras.

Tanto que el este mismo viernes, asustado, José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, así como secretario de Organización del PSOE, se ha visto obligado a salir a la palestra anunciando que el Gobierno va a empezar a «desempedrar el camino».

En otras palabras, a presionar al Tribunal de Cuentas y a los jueces que haga falta, para que los golpistas se vayan de rositas, también en eso.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído