LA SEGUNDA DOSIS

«Sánchez va cuesta abajo y sin frenos»

El run-run del momento es que vienen cambios en el Gobierno PSOE-Podemos y que en el jaleo, la que sale es Carmen Calvo y quien sube a la vicepresidencia es Miguel Iceta.

Les confieso que me importa un comino la composición del Gabinete.

Son todos tan malos, tan sumisos, tan obedientes, tan sectarios, que da igual 8 que 80.

Hasta me la ‘trae al pairo’ que el bailón Iceta, gane posiciones, lo que parece por otro lado bastante lógico dado que una vez salido de escena Pablo Iglesias, el mejor valedor de los separatistas es el socialista catalán.

No va a cambiar nada sustancial si en lugar del astronauta ponen a un músico en el Ministerio de Ciencia o si en vez de cinco ministros de Podemos aguantamos cuatro.

Lo de la guerracivilista Carmen Calvo, que pasaría a la irrelevante presidencia del PSOE, parece estar más vinculado a sus broncas con el gurú Iván Redondo que su reciente derrota frente a Irene Montero, a propósito de la Ley Trans, pero les reveló que hablo de oídas.

Lo que me preocupa de verdad es que Sánchez se haya puesto en manos de los golpistas catalanes, porque el futuro de España no lo pueden dictar unos separatistas xenófobos, que nos odian casi tanto como nos desprecian.

Y que, para colmo de males, mientras le van prorrogando el alquiler de La Moncloa al líder del PSOE y preparan el próximo arreón contra la unidad de España, se van a llevar buena parte de los fondos europeos y ayudas millonarias, a cuenta del sufrido contribuyente español.

Hubo un tiempo en que di por seguro que los Junqueras, Puigdemont, Rufián y compinches –una vez conseguidos los indultos- iban a apretarle a Sánchez y que la entente PSOE-enemigos de España saltaría pronto por los aires.

Ya no estoy tan seguro. Ni siquiera creo que, si el Tribunal de Cuentas se mantiene firme y les pasa al cobro los millones que malversaron, se vayan a enfadar y dejen tirado a Sánchez, porque esta gente no va a encontrar otro chollo así.

Cuenta imaginar, incluso husmeando en las filas del PSOE, a otro individuo tan dócil, maleable, inmoral y flojo como este en La Moncloa.

El problema de España se llama Sánchez y se apellida PSOE y vamos a tener que esperar a las elecciones para quitárnoslos de encima.

Pero que los echamos, ni lo duden… y a patadas.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído