el repaso

Alfonso Rojo: “El cambio climático da miedo, pero lo de África y el ‘invierno demográfico’, aterra”

Hay que estructurar una política migratoria digna de ese nombre

No voy a repetir ese viejo refrán español según el cual los niños ‘nacen con un pan debajo del brazo’, pero es mentira que la gente no tenga hijos por ‘razones económicas’.

El número de hijos por mujer en Suecia es tres veces más reducido que el de Nigeria, país que tiene una renta per capita treinta veces más pequeña que el de las rubias nórdicas.

Entre las siete naciones con más baja natalidad del Planeta Tierra están Singapur, Hong Kong, Corea del Sur, Italia y España, que no son precisamente las más menesterosas.

Pasamos el día alterados por el cambio climático, pero ya les adelanto que el Calentamiento Global es una coña al lado del peligro que entraña para nosotros y para la civilización el ‘invierno demográfico’.

En 2050, dentro de nada, Nigeria tendrá más habitantes que toda la Unión Europea.

Nuestro vecino Marruecos llegará a los 45 millones de habitantes, los mismos que España.

Argelia tendrá 60 millones y el Congo pasara con creces de los 200 millones.

Si todo sigue así, antes de tres décadas, en Africa se apelmazarán -pobres, famélicas y desesperadas- unos 2.500 millones de almas.

El plástico es una maldición, que suba la temperatura del mar un grado parece un horror y el deshielo de los polos tiene tintes de tragedia, pero… ¿imaginan lo que pueden ser decenas, quizá centenares, de millones de desventurados empujando desde el sur para entrar en la opulenta Europa?

¿Dónde va a ir?

¿Hacia dónde mirarán los desdichados, las hacinadas muchedumbres que anhelan respirar, de las que habla el poema de Lazarus grabado en la Estatua de la Libertad?

¿Hay alguien tan ingenuo como para engañarse creyendo que se quedarán en su basurero, pasando hambre, necesidad y miserias, cuando ven cada día en sus teléfonos móviles y en las pantallas de sus televisores el brillo, el lujo y la comodidad que reina al otro lado del Mediterráneo?

Ese es el gran tema de nuestro tiempo.

Un asunto complicado, difícil, complejo y envenenado que ningún partido político osa siquiera plantear, porque no da réditos electorales.

No hay un segundo que perder.

O estructuramos una política migratoria digna de ese nombre; una política de calado, a largo plazo, con cifras, preferencias, cuotas, planes de integración, y recursos, o nos vamos todos a la mierda.

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído