'La Oscura Línea Roja', suprimido de la TV de Arabia Saudí

Sesenta latigazos a una periodista por «promover el pecado»

Rosana al Yami presentó un programa en que el invitado contó sus aventuras sexuales

Sesenta latigazos a una periodista por "promover el pecado"
Mujer musulmana

El protagonista de las aventuras sexuales ha sido condenado a cinco años de prisión y 1.000 latigazos

La van a majar a palos. Tantos y tan fuertes que quedará marcada para siempre. Y su delito es sólo ser periodista, presentar un popular programa de televisión y haber participado en una emisión, a través del canal internacional, en la que un sujeto contaba divertido sus juergas sexuales en Arabia Saudí.

Un tribunal penal de Yeda, capital del islámico reino de los petrodolares, ha condenado a Rosana al Yami a recibir 60 latigazos.

Rosa es de nacionalidad suadí, muy popular entre el público y trabajad n el canal de televisión LBC, que emitió en julio un programa en el que un invitado contaba sus «aventuras sexuales» en el ultraconservador reino.

Como había que engancharla por algún lado, los piadosos fiscales acusaron a Al Yami de trabajar sin licencia en el programa ‘La Oscura Línea Roja’, que emitió el canal libanés de capital saudí LBC.

Lo tremendo es que el juez determinó que la acusada no había participado directamente en la elaboración del programa. Lo contrario de lo que dicen los fiscales, quienes alegan que la periodista ayudo a montarlo a través de internet.

El pasado mes de julio, el saudí Mazen Abdel Yawad apareció en una emisión de ‘La Oscura Línea Roja’, en la que relataba cómo era su vida sexual en Yeda, su ciudad natal de Yeda.

Abdel Yawad fue juzgado y condenado a cinco años de prisión y 1.000 latigazos.

Las oficinas del canal libanés en el reino saudí han sido clausuradas y sus equipos confiscados.

Al Yani, que recibirá los 60 latigazos de una sola vez, fue detenida junto a otra periodista, de cuyo caso no se hacen eco los medios saudíes.

Las intimidades de Yawad, que entre otras cosas contaba ante las cámaras como conocía a chicas en Yeda y mostraba algunos objetos sexuales, soliviantaron a la conservadora sociedad saudí.

En los meses que siguieron a la emisión del programa decenas de ciudadanos presentaron denuncias particulares contra lo que consideraron una apología del pecado y un atentado contra la moral y los principios religiosos.

Según informa el periódico Al Watan, el canal LBC, ha eliminado el programa ‘La Oscura Línea Roja’ de su programación internacional y únicamente se podrá ver dentro de las fronteras libanesas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído