Cerró su edición diaria impresa a principios de 2009

La apuesta del Christian Science Monitor por Internet le ha reportado más de un 20% de usuarios únicos

La cabecera funciona como una entidad sin ánimo de lucro

El 93% de sus 43.000 suscriptores se ha mantenido tras el cambio y ahora recibe su revista dominical

Apostó a lo grande y ganó.

El Christian Science Monitor (CSM) remonta el vuelo gracias a Internet tan solo siete meses después de abandonar su edición diaria impresa. Entonces se refugió en un sistema mixto basado en la combinación de un medio digital y una publicación semanal en papel.

Los directivos del Christian Science Monitor están contentos. No es para menos. Estos son los resultados obtenidos:

  • El 93% de sus 43.000 suscriptores se ha mantenido tras el cambio y ahora recibe su revista dominical
  • La cifra de lectores ha subido a 67.000 con tarifa completa (unos 60 euros al año)
  • Otros 18.000 disfrutan de un precio reducido de prueba
  • Su edición online también ha crecido en más del 20 por ciento en usuarios únicos y páginas vistas entre abril y octubre

HOJA DE VIDA DEL CSM

  • Funciona como una entidad sin fines de lucro
  • Fue creado y es mantenido en más de un 50% por una iglesia cristiana
  • Atesora siete premios Pulitzer y una sólida reputación periodística
  • El medio ha llevado a cabo una agresiva campaña de marketing para apoyar su cambio de modelo y a la nueva revista dominical

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído