Tras la celebración de los 20 años de El Mundo

Jesús Cacho se cachondea de Pedrojota en un artículo muy ‘confidencial’

La foto del director de El Mundo con el Rey y el chivatazo de Sabino

El artículo airea uno de los episodios "más humillantes" en la vida de Pedrojota y que involucra al Rey y al entonces jefe de la Real Casa y recientemente fallecido, Sabino Fernández Campos.

Los dardos envenenados de Jesús Cacho hacen diana en  Pedrojota. Y es que la foto del director de El Mundo junto al rey don Juan Carlos hace dos días, en la fiesta de gala del 20 aniversario del diario de Unidad Editorial, ha debido traer a la memoria del autor el día en que el monarca, más que estrechar la mano de Pedrojota, pidió su cabeza.

EL GRAN EPISODIO

Entre otras sutilezas, en el artículo «Los Reyes se rinden al glamour de Pedro J. Ramírez, como antes hicieran Zapatero y Rajoy«, se airea uno de los episodios «más humillantes» en la vida de Pedrojota y que involucra al Rey y al entonces jefe de la Real Casa, recientemente fallecido, Sabino Fernández Campos.

El episodio, en efecto, no tiene desperdicio y de éste se afirma que es:

«Un episodio que nunca ha contado y del que muy poca gente tiene conocimiento»

SOBRE LOS 20 AÑOS DE EL MUNDO

Para abrir paladar:

«Si hace dos semanas se fotografiaba en el madrileño Palacio de los Deportes con Zapatero a su izquierda y Rajoy a su derecha, anoche fueron los Reyes quienes acudieron a poner en pública evidencia el poder del director de El Mundo»

SOBRE LOS ERES

Y se solidariza con los profesionales de la información, tan fustigados por la crisis:

«Todos los rumores apuntan a que a primeros del 2010 será necesario repetir la operación (un ERE). ¿Qué piensan los sacrificados del ERE de los fastos en curso, y del dinero gastado con tal motivo en tiempos tan duros como los actuales?»

HACE 17 AÑOS…

Entra en materia:

En efecto, si ayer el Rey fue al Palace, hace algo más de 17 años fue Pedro José quien se vio obligado a viajar a otro Palacio para sufrir la mayor humillación de su vida, en un episodio que nunca ha contado y del que muy poca gente tiene conocimiento.

Y continúa desvelando aquel «chivatazo que le costó el cargo a Sabino»:

Corría el mes de junio de 1992. El Mundo se atrevió a reproducir una información aparecida en la revista francesa Point de Veu (Point de Vu) y en la italiana Oggi sobre los devaneos de don Juan Carlos con la decoradora mallorquina, Marta Gayá, estrechamente ligada al Rey durante muchos años, como todo el mundo sabe. Escándalo por todo lo alto e indignación real en la misma proporción. El Rey llamó a su amigo Giovanni Agnelli, al magnate italiano propietario del Grupo RCS y máximo accionista también de Oggi.

Y no termina aquí:

Y cuentan que Su Majestad pidió la cabeza de Ramírez y Agnelli se mostró muy dispuesto a servírsela en bandeja de plata. Lo salvó in extremis el banquero Mario Conde, entonces presidente de Banesto e intimo amigo del Monarca. A cambio, el periodista tuvo que confesarse en Palacio. Pedro J. llegó a La Zarzuela a los postres de un almuerzo que el Rey compartía con el propio Conde y con su intendente, Manuel Prado y Colón de Carvajal. Y allí confesó Pedro J. Ramírez que su fuente, en aquel caso y en otros similares, había sido el general Sabino Fernández Campo, a la sazón Jefe de la Casa del Rey.

Aquella confesión puso en marcha de inmediato el relevo de Sabino al frente de la Casa del Rey. El recientemente fallecido Sabino era ni más ni menos que «un traidor». La relación causa efecto fue inmediata. Tanto, que don Juan Carlos, cogido de improviso, aceptó como sustituto a un hombre que no sólo no conocía, sino que ni siquiera sabía que existía, pero que llegó avalado por el respaldo total del propio Conde y de Colón de Carvajal: Fernando Almansa, que no tomaría posesión de su cargo, sin embargo, hasta enero de 1993.

Sabino ha reconocido sin ambages su participación en aquellos episodios, el más notable de los cuales fue la publicación, también en el verano de 1992, de un polémico viaje del Rey a Suiza, incógnito total, que le impidió firmar el Real Decreto de sustitución de Fernández Ordóñez por Javier Solana (Asuntos Exteriores) preparado por el presidente González. «Bueno, es cierto que alguna vez he comentado de rondón con Alonso Manglano (responsable del CESID con los Gobiernos de Felipe González), que, de vez en vez, no está mal darle un toquecito al Rey. Los dos estábamos de acuerdo». Sabino pensaba que era la única manera de lograr disciplinar al Monarca y, consecuentemente, ponía manos a la obra. La delación del periodista, sin embargo, le costó el cargo.

Díficil que Pedrojota se quite la caspa de este artículo escrito con tinta de escorpión.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído