En la mayoría de los casos, era el único periodista presente

Michael Graczyk, el reportero que cubrió 300 ejecuciones en Texas

Trabaja para la agencia estadounidense Associated Press

¿Está a favor de la pena de muerte?, le preguntan. "No estoy seguro"

Michael Graczyk, 59 años, recuerda aquella vez en la que las últimas palabras de un condenado se transformaron en la melodía de ‘Noche de Paz’.

«Pienso en él en Navidad y Nochebuena. Cada vez que voy a la iglesia. Es el tipo de cosa que se te queda dentro»

En una entrevista en la CNN, el reportero cuenta su vida como periodista de sucesos en Texas para la agencia Associated Press de mediados de los años 80.

«Odiaría que el Estado de Texas quitase la vida a alguien y no poder estar allí»

¿Está a favor de la pena de muerte?, le preguntan.

«No estoy seguro»

Impresionado tras «su primera vez», el reportero llevó la cuenta durante sus iniciales ejecuciones, cuando compartía su testimonio con otros compañeros. Sin embargo, a día de hoy no recuerda a cuanta gente ha visto dar su último adiós.

Ya es el único que cubre el último suspiro de los condenados a muerte. El resto de la prensa, por recortes, ya no envían a nadie.

No lo necesitan. Publican las cronicas de Graczyk.

«El acto es muy clínico. Cuando entramos en la cámara, aquí en Texas, el condenado ya ha sido tumbado en la camilla y la aguja ya está en su brazo»

RECORTES DE PERSONAL

Jim Witt, editor ejecutivo de The Fort Worth Star-Telegram de Texas al New York Times:

«Nuestra plantilla es la mitad que hace tres años, por lo que es mucho más difícil mandar a nadie. Pero sabemos que podemos depender de AP. Así que mando a mis reporteros a otros lugares.

En estos tiempos es difícil justificar el gasto de mandar un reportero a otro punto del Estado para que cubra una ejecución»

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído