Pérez Reverte afirma que le sobran temas, pero lo que le falta es tiempo

Pérez Reverte afirma que le sobran temas, pero lo que le falta es tiempo
. Agencia EFE

El escritor Arturo Pérez Reverte ha explicado hoy que «El Asedio», su última novela, le ha permitido «vaciar un poco el saco» de algunas historias que quería «quitarse de encima», porque, a estas alturas le «sobran los temas». «Lo que me falta es tiempo», ha añadido.

«El Asedio», según ha señalado Pérez Reverte en rueda de prensa, es un «novela de novelas», muy de su «territorio», que le ha permitido «ampliar un poco más» esa novela que «siempre» escribe, pero otorgando más complejidad a los personajes «llegando un poco más lejos».

«Es una novela muy compleja», ha afirmado el autor, quien la resume como una «novela de espionaje, amor folletinesco, policiaca, científica, costumbrista, marinera, de aventuras, con niveles de enigmas que requieren documentación de taxidermia, balística, botánica, topografía de Cádiz, meteorología, historia…».

«A mi edad, un escritor tiene que elegir con mucho cuidado lo que escribe y lo que no escribe, porque quizá lo que no escribas muera contigo», ha opinado el autor cartagenero, que se ha mostrado «feliz» tanto por haber podido «resolver un montón de historias que quería contar», como con la respuesta que está obteniendo de los lectores desde que «El Asedio» salió a la venta.

Pérez Reverte ha insistido en que él siempre escribe «la misma novela» y ha matizado que con cada obra va «desarrollando una parte más del territorio» con el que se identifican y le reconocen sus lectores en España y en el extranjero.

«¡Ay del escritor que se aleje de sus lectores!», ha exclamado Pérez Reverte, quien valora el «retorno» que obtiene del contacto directo con los lectores como algo «utilísimo porque orienta y ayuda» para continuar escribiendo.

«Quiero que me lean mucho, cuanto más mejor», reconoce el miembro del la Real Academia Española (sillón T), que aspira a que sus lectores «adopten» sus libros para que «formen parte de sus vidas».

Pérez Reverte considera que el hecho de no dirigirse a un tipo de lector definido, sino complejo, ya que sus obras son leídas por igual por hombres y mujeres, jóvenes y mayores, le obliga a tocar «todo tipo de registros».

«Lo que justifica al escritor son los lectores y el que diga que no escribe para que lo lean miente como un bellaco», ha destacado Pérez Reverte y ha enfatizado que «manejar un núcleo novelesco que valga para todos es un trabajo duro que requiere honradez y mucho sentido común».

Además de precisar que él no es un artista sino que «cuenta historias», también ha hecho hincapié en el «mucho trabajo de documentación y horas de estudio, de pulir, de buscar el tiempo verbal y el tono» que hay detrás de cada una de sus novelas.

Preguntado por la posibilidad de que «El Asedio» sea adaptado al cine y si piensa en la gran pantalla cuando escribe, Pérez Reverte ha confesado que ya ha recibido dos propuestas (una española y otra extranjera) y ha destacado que nunca ha escrito pensando en el cine.

Sobre su anterior faceta de periodista, Pérez Reverte ha afirmado que no lo echa de menos.

«No, porque el periodismo que yo hacía lo mató el teléfono móvil. Era otra manera de trabajar», ha señalado el escritor y ha matizado que lo que sí echa en falta es «la juventud, los amigos, los viajes, las chicas». «Ahora el periodismo lo hace el aficionado o el ciudadano que capta la imagen con un teléfono móvil o el soldado que escribe un blog».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído