La cantante ha acabado con el vestido roto en un tumulto

El linchamiento mediático de la Pantoja

Fue abucheada por una multitud de vecinos al grito de "sinvergüenza, choriza" o "devuelve el dinero"

Fue un auténtico esperpento. Isabel Pantoja fue incapaz de salir por su propio pie de su coche porque una jauría de periodistas, fotógrafos y cámaras se lo impedía. Recoger un simple papel fue un verdadero vía crucis. También la falta de previsión del juez que lleva el caso y de la Policía tienen su cuota de responsabilidad en este lamentable espectáculo de acoso y linchamiento mediático.

Y es que -como cuenta La Razón– si uno cita a la tonadillera más popular del país, la que fuera viuda de España y ex novia del ex alcalde con más causas abiertas del país, ha de ser consciente de que le acompañará un séquito de flashes y que podría ser necesario facilitar el acceso, sin que ello conlleve trato de favor alguno.

Sobre todo, teniendo en cuenta que un día antes aquello apuntaba maneras cuando convocó a Julián Muñoz y su ex, Maite Zaldívar.

La artista estaba citada las 10 de la mañana pero, erróneamente, pensó que si se adelantaba quizás evitaría a la prensa. Decenas de fotógrafos y cámaras, amén de varios espontáneos seguidores, se abalanzaron sobre su Mercedes cuando la vieron llegar sobre las 8,55 horas. Así lo relata El Diario Vasco:

El Mercedes plateado, en el que también iba su representante, apenas podía circular a paso de persona rodeado de un enjambre de cámaras, mientras una comitiva de coches atascados no cesaban de tocar las bocinas para pedir un poco más de agilidad en el paso.

Cuando llegó ante los juzgados, Pantoja todavía tuvo que aguardar casi diez minutos para poder abrir la puerta, bloqueada por la prensa. Los camarógrafos al fin lograron organizarse y formar un pasillo para que saliera la artista, pero la buena voluntad desapareció en cuanto ésta puso un pie en el suelo.

Finalmente salió por los calabozos de Marbella mientras era abucheada por una multitud de vecinos al grito de «sinvergüenza, choriza» o «devuelve el dinero».

Isabel Pantoja deberá presentar en las próximas horas una fianza de 3,6 millones de euros, o le serán embargados bienes por esa cantidad en concepto de responsabilidad civil y a fin de garantizar las posibles indemnizaciones a las que fuese condenada en el futuro juicio.

Por su parte, Julián Muñoz y Maite Zaldívar no han podido presentar sus respectivas fianzas de 7,46 y 2,6 millones de euros, por lo que el juzgado iniciará ahora una investigación patrimonial para determinar si es posible embargarles inmuebles y propiedades por esa cantidad.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído