(AVISO: esta noticia sustituye a la de hoy titulada «El Gobierno extradita a Marruecos a dos melillenses acusados de apoyar el terrorismo islamista») El Gobierno extradita a Marruecos a un melillense acusado de apoyar el terrorismo islamista

El Consejo de Ministros aprobó hoy la extradición a Marruecos de Alí Aarras, un melillense de origen bereber que era reclamado por el país alauita por su presunta relación con el terrorismo islamista. En cambio, ha denegado la entrega de otro español llamado Mohamed El Bay que estaba implicado en el mismo proceso.

El Gobierno, en la referencia de este viernes sobre los acuerdos del Consejo, recogida por Servimedia, se limita a asegurar que se han aprobado dos acuerdos por los que �se decide la entrega en extradición� a Marruecos de Alí Aarras, que tiene las nacionalidades marroquí y belga, y «se deniega» la de Mohamed El Bay, que es marroquí y español.

El hecho de que ambos marroquíes poseyeran también nacionalidades europeas ha generado una intensa polémica desde que ambos acusados fueran detenidos en Melilla el 1 de abril de 2008, después de que las autoridades marroquíes emitieran sendas órdenes internacionales de detención por cargos relacionados con terrorismo.

A ambos acusados se les imputa la pertenencia a una red terrorista encabezada por el ciudadano belga-marroquí Abdelkader Belliraj. En este sentido, la defensa de este presunto cabecilla denunció hace semana haber sido torturado en Marruecos para inculpar a los dos ciudadanos melillenses de origen bereber que ahora son extraditados.

No obstante, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, tras la detención de Aarras y El Bay en 2008, ratificó su prisión provisional. El magistrado consideró que había pruebas de que Aarass, residente en Melilla, era integrante del conocido como �Movimiento de los Muyahidines en el Magreb� desde 1982 y se le relaciona con los atentados de Casablanca.

JUICIO CON GARANTÍAS

Asimismo, Pedraz respaldó la acusación policial de que El Bay estaba presuntamente relacionado con una red terrorista que las autoridades marroquíes desmantelaron el pasado mes de febrero con la detención de más de 30 personas que preparaban atentados en Marruecos. Al parecer, El Bay era el encargado de entablar relaciones con contrabandistas de armas asentados en Centroeuropa al objeto de conseguir armamento y material explosivo.

No obstante, el hecho de que Aarras y El Bay residiesen en Melilla llevó al PP a solicitar la comparecencia del ministro de Justicia, Francisco Caamaño, en el Senado para que explicase el proceso de extradición de estos dos detenidos.

En este sentido, el presidente de Melilla y senador del PP, Juan José Imbroda, dijo el pasado 6 de abril que su partido estaba en contra de estas posibles extradiciones, porque supondría un «peligroso antecedente» para los melillenses de origen bereber, que representan casi la mitad de la población de la ciudad española del Norte de África.

Imbroda también apuntó que en España existen las garantías para que estos investigados fuesen juzgados por esos supuestos delitos, sin tener que hacerlo en el país magrebí. En su opinión, la extradición no era necesaria.

Al mismo tiempo, Amnistía Internacional pidió el 23 de abril de 2009 que las autoridades españolas no extraditasen a Ali Aarras y Mohamed el Bay a Marruecos, ya que correrían el riesgo de sufrir tortura y otros malos tratos, ser detenidos en régimen de incomunicación o juzgados sin las debidas garantías procesales.

En ambos casos, tanto el Partido Popular como Amnistía Internacional resaltaban la nacionalidad española de Mohamed el Bay para argumentar que, en virtud de los acuerdos entre ambos países, no podía ser entregado a Marruecos. Finalmente, la extradición de Mohamed el Bay ha sido denegada, aunque sí se ha concedido la de Alí Aarras.

La decisión del Consejo de Ministros de extraditar a este marroquí residente en Melilla llega en medio de la polémica política suscitada con el país vecino por su asalto al campamento saharaui de El Aaiún y tres días después de que el vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, recibiera en Madrid a su homólogo marroquí.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído