La cuestión saharaui desorienta a los medios 'progres'

El Sáhara se convierte en tormenta del desierto para la zurda mediática

García Abad critica a Zapatero y Aguilar recuerda el terrorismo contra españoles del Polisario

García Abad criticaba la postura del Ejecutivo y Aguilar recordaba el terrorismo contra españoles del Polisario

Damas y caballeros, el debate está servido. La izquierda todavía no sabe bien por dónde manejarse con la cuestión saharaui después de que el Gobierno se haya puesto a silbar mirando hacia otro lado mientras Rabat hacía la colada en El Aaiún.

Si acaso, podría decirse que el fiel de la balanza cae del lado prosaharaui, que ha sido lo tradicional en ese sector. Aunque el promarroquí cuenta con argumentos –y defensores– de peso. Pasen y vean.

PARA MUESTRA, UN BOTÓN

Tomemos como ejemplo el ecosistema propio de ‘El Siglo’, cuyo director, José García Abad, evocaba la agonía de Francisco Franco y un envío protocolario de Hassan II: “Se hizo cargo de las flores, cien rosas rojas, el capitán de la guardia de Franco, Diego Camacho […] El capitán Camacho tuvo entonces el valor de situar el detalle en su verdadero contexto: ‘Bien barato le ha salido a Hassan II hacerse con el Sáhara español”, –El apagón informativo como escudo-.

Tomen nota de ese capitán citado, porque volveremos a él. García Abad formaba en el bando crítico –con el Gobierno– y sólo bastaba con leer este párrafo para comprobarlo: “Marruecos se ha valido de este fantasma denunciando la rebelión saharaui como un frente armado de Al Qaeda, con argumentos un tanto ridículos al calificar de armamento las navajas, palos y bombonas de butano de las que se han valido los saharauis desalojados del campamento de Agdaym Izik”.terrorismo polisario

En el otro extremo del cuadrilátero, Miguel Ángel Aguilar se plantaba con un artículo con claras similitudes al publicado la semana pasada en ‘El País’. ¡Es lo que tiene tanta colaboración, que al final hay que reciclar para dar abasto! En esta ocasión el ex director de ‘Diario 16’ y ‘El Sol’ aparcaba lo de la penetración de Al Qaeda y apelaba a las críticas contra la “prensa patriótica” de 1975 que predicó, según él, el abandono del Sáhara, y la actual, que critica al Gobierno por su postura de callar y mirar a otro lado. Una reducción –sí, reducción, que no deducción– más que discutible, porque entonces resultaría que ‘Público’, por ejemplo, sería parte de esa “prensa patriótica”, denominación empleada por Aguilar para tildar a la prensa conservadora.

En fin, no nos liemos. En esta ocasión el periodista recordaba cómo “en 1975 los ahora aclamados ‘polisarios’ nos combatían abiertamente”. Afirmación muy cierta, y por eso, después de narrar muchas de las tropelías del Frente Polisario, señalaba cómo “siguió después con prácticas terroristas hasta finales de los años ochenta que causaron numerosas víctimas, sobre todo de canarios, tanto en las explotaciones mineras de los fosfatos de Fosbucrá como en los asaltos a pesqueros”, –La prensa patriótica-.

Lo que también es cierto y por eso hace tan complicado emitir un veredicto a negro o blanco sobre el asunto. Por otra parte, habría que preguntarse cuál ha sido la situación de las víctimas de esos atentados y cómo se comportaron los Gobiernos de aquel entonces.

EL REY, FELIPE Y LOS ‘LOBBIES’

También en el citado seminario firmaba artículo Diego Camacho, escuetamente presentado como “coronel diplomado en Operaciones Especiales”, corto título para quien, además, fue uno de los grandes agentes del Cesid, y es de suponer que, también, el mismo Diego Camacho, oficial de la escolta de Franco, al que hacía mención García Abad en su artículo, –La debilidad ante marruecos

Como reza aquello de “por ser vos quien sois”, sus palabras cobraban
mayor aliciente: “El interés de nuestro pueblo es, sobre todo, la estabilidad regional, no los negocios en Marruecos del Rey de España o el chalé en Tánger de Felipe González. Para defenderse de un vecino expansionista hay que empezar, en el propio país, por controlar a los ‘lobbies’ que trabajan en su beneficio”.

Que siempre ha habido, por otra parte, y han hecho gala de transversalidad, desde José Solís, ‘la sonrisa del Régimen’, a Manuel Chaves, pasando por empresarios, ‘culturetas’ y faranduleros varios, entre otros. Camacho también incluía su correspondiente ración de jarabe de palo (escrito) a “las personas mencionadas que cuando estaban en la oposición fueron tan sensibles a la opinión pública cuando Aznar nos introdujo en la guerra de Irak, deberían saber que muchos ciudadanos de este país no consideramos de recibo que otros paguen con su sangre o su dolor la incompetencia de Gobiernos anteriores o del actual”.

Y FRANCO AL FONDO

La culpa, al final, va a ser del extinto general, y eso que estaba a punto de irse al otro barrio cuando tuvieron lugar los acontecimientos. Sólo a Joan Tardá se le podía ocurrir, como recogía ‘Público’ con cierto alborozo, pedir cuentas 35 años después y reclamar por la desaparición del independentista Mohamed Sidi Brahim Basir Bassiri a estas alturas del partido. En el archipiélago canario funciona una Asociación Canaria de Víctimas del Terrorismo, creada en el año 2006, y a la que Tardá no ha hecho mucho caso, quizá porque deja en muy mal lugar al Polisario. Aunque tal vez sería mejor responderle con una astracanada de las suyas: ¿para cuándo pedimos responsabilidades por los miles de soldados españoles muertos en Cuba para defender los negocios de los empresarios catalanes en la isla?, –La deuda de Franco con los Saharauis-.

NUEVA ‘CORTAFUEGOS’

Por lo demás, el panorama mediático parecía seguir con la tensión baja. En ‘El País’, aparte de su enviado especial, Tomás Bárbulo, que en su crónica no se creía la versión oficial marroquí –sólo el Gobierno es capaz de creérsela a pies juntillas–, Anabel Díez contaba que el PSOE tiene previsto colocar a una de sus secretarias, Elena Valenciano, como portavoz. Una nueva ‘cortafuegos’ en Ferraz,
vaya, –Rabat muestra depósitos de cadáveres vacíos para desmentir al Polisario-.

Originalmente publicado en La Gaceta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído