Wikileaks.- Rubalcaba dice que el Gobierno «jamás ha presionado» a la Justicia ni en caso Couso ni en ningún otro

El vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado este viernes a raíz de las revelaciones que contienen las filtraciones de Wikileaks que la actuación del Ejecutivo se ha guiado por el «respeto escrupuloso a la ley» y ha recalcado que «jamás» ha «interferido ni presionado» a jueces y fiscales «ni en el caso Couso ni en ningún otro».

En una rueda de prensa al término de la reunión de Consejo de Ministros, Rubalcaba ha señalado que en el caso Couso la posición del Gobierno socialista ha sido «siempre» la de la «búsqueda de la verdad» sobre los «acontecimientos» que provocaron la muerte del cámara de Telecinco.

Así, ha precisado que el Gobierno pidió a la Administración norteamericana que iniciara una «investigación exhaustiva» sobre este tema y ha añadido que «siempre» han estado al lado de la familia de Couso. «Las tres líneas que hemos mantenido: investigación a fondo, Justicia y reparación. De ese trío de líneas no nos hemos movido nunca jamás», ha reiterado el vicepresidente.

Dicho esto, ha avanzando que ha solicitado al ministro de Justicia, Francisco Caamaño, que en los próximos días reciba a la familia para explicarle «todo» lo que hizo el Gobierno de España, de la «‘A a la Z'».

VUELOS DE LA CIA

En cuanto a los vuelos de la CIA, ha dicho que ha habido una investigación «exhaustiva» del Gobierno español que se puso a disposición del Parlamento español y de la Eurocámara –donde compareció el ex ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos–, así como de la Audiencia Nacional.

Además, ha recordado que el Gobierno «pidió y obtuvo de la Administración nortemaricana la seguridad de que no había pasado por España ningún vuelo ilegal» y que «no se había cometido ninguna actividad ilegal al amparo de estos vuelos».

En toco caso, ha proseguido, el Ejecutivo reclamó una aplicación «más intensiva» de lo previsto en los acuerdos bilaterales que hay con Estados Unidos, de forma que los vuelos que se producen ahora en España «se aprueban de uno en uno y no como en 2007», que se hacía de forma «global».

Ante las informaciones que se han publicado asegurando que el Gobierno no pone reparos a los vuelos de la CIA, ha indicado que si esos vuelos «son legales» no puede hacerlo porque el acuerdo bilateral los permite.

«Pero si en los vuelos van detenidos ilegalmente, no es que no ponga reparos, sino que pone todos los reparos del mundo», ha advertido, tras recordar que en su día dijeron a Estados Unidos que por España sólo podían pasar vuelos legales.

DEFENSA DE CONDE-PUMPIDO Y ZARAGOZA

Durante la rueda de prensa, Rubalcaba ha querido dejar claro que «los principios» que ha detallado sobre la actuación del Gobierno «valen para los jueces y los fiscales» que también han aparecido en las revelaciones de Wikileaks.

«Vale para el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, para el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, y para el fiscal que lleva los asuntos antiterroristas en la Audiencia Nacional, Vicente González Mota», ha apostillado.

A renglón seguido se ha referido a las revelaciones sobre la base de Guantánamo y ha recordado que él llevó las negociaciones en nombre del Gobierno para desmantelar esa base. «Es una versión de parte y yo no me siento muy reconocido en lo que se dice ahí. En algunas cosas sí y en otras menos», ha dicho.

Según ha añadido, el Ejecutivo «siempre» estuvo a favor del desmantelamiento de Guantánamo porque «era muy bueno» para lucha antiterrorista. Por eso, ha dicho que en lo que aparece en los cables de Wikileaks son «fruto de la subjetividad y de quien lo redacta».

En cuanto a las informaciones publicadas acerca de que España tuvo una oferta de 85.000 dólares por cada preso de Guantánamo, el ministro del Interior lo ha rechazado de plano. «Jamás se habló de dinero y ahí hay algo que simplemente no responde a la verdad», ha proclamado.

«CARGA DE SUBJETIVIDAD»

El vicepresidente del Gobierno ha hecho hincapié en que los cables que se han filtrado recogen una comunicación «bilateral» escrita «por alguien de la embajada de Estados Unidos» que incluye «algunas informaciones», «bastante opiniones, puntos de vista e incluso sugerencias» que son de «quien las escribe».

«El responsable es quien las ha escrito y esas opiniones reflejan lo que esa persona ha escrito», ha afirmado, para reiterar que «inevitablemente» esos papeles recogen «una carga des subjetividad que todo el mundo puede apreciar si los lee».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído