Diputados del PSOE les llaman «niñatos desaprensivos» que merecen «desprecio» y les acusan de sabotaje

Diputados y dirigentes del PSOE han aprovechado sus páginas personales de Internet para, además de elogiar la actuación del Gobierno frente al ‘plante’ de los controladores, arremeter contra estos profesionales llamándoles «niñatos desaprensivos» que no merecen más que «desprecio» y acusándoles de «sabotaje», de «chantaje ruin» y de comportamientos «mafiosos».

Así, la diputada onubense Fátima Aburto publica en su cuaderno personal de Internet un artículo recogido por Europa Press en el que aboga por que los «niñatos desaprensivos» paguen por su «irresponsabilidad» y por haber utilizado a los pasajeros como rehenes en un auténtico sabotaje contra el Estado» que va «a costar a toda la ciudadanía en la economía, en la imagen del país y en su propia dignidad».

COMPORTAMIENTO MAFIOSO

También en su ‘blog’, el diputado cordobés Juan Luis Rascón defiende la actuación del Gobierno con esta frase: «Esto es lo que el país esperaba de su gobierno democrático, no arredrarse ante el comportamiento mafioso de un colectivo profesional que no merece más que desprecio y poner pronto remedio al caos generado con toda firmeza».

Para Rascón, España «no se merece a esta clase de profesionales controlando su espacio aéreo». Por eso subraya que cuando se compruebe el «ingente daño ciudadano causado», lo que se debe hacer «con igual firmeza es poner en su sitio a tanto desalmado y ruin chantajista profesional».

También el diputado socialista catalán Manel Mas, tras narrar su propia odisea en el aeropuerto de El Prat que terminó con la anulación de un viaje a Italia, señala que se equivoca quien piense que puede «echar un pulso al Estado como si nada» sólo porque haya un contexto de deslegitimación de la política en general y más en concreto del Gobierno socialista y de su presidente.

A su juicio, «pocas cosas más» tiene el Ejecutivo que «perder ya por motivos tacticistas», por lo que se han tomado «decisiones no condicionadas por requerimientos electorales», lo que permite que la respuesta sea «más contundente, como es debido».

EL TIRO POR LA CULATA

Igualmente, la responsable de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, escribe que el plan de los controladores era «un auténtico sabotaje», aun que destaca que «no calcularon las consecuencias de una acción tan descabellada».

«El tiro les salió por la culata. Nos hicieron daño pero han quedado marcados para siempre. El sabotaje ha tenido un alto coste para el país pero los saboteadores pagarán por su chantaje», proclama.

A su juicio, en un contexto en el que «hay mucha gente pasándolo mal, haciendo sacrificios y cálculos para llegar a fin de mes», un colectivo de trabajadores «privilegiados» ha echado «un pulso a todos y lo han perdido». «En el camino han perdido, también, el respeto y la consideración de toda la sociedad española. No sé si les ha merecido la pena la ‘machada'», concluye.

En medio de todas estas voces, el ministro de Fomento y vicesecretario general, José Blanco, también ha terciado en Internet garantizando desde su «cuaderno» a los ciudadanos «que el Gobierno no va a permitir que esto vuelva a suceder», que «está dispuesto a tomar las decisiones que sean necesarias para proteger a los ciudadanos» y que «quienes se ausentaron de sus puestos de trabajo van a pagar las consecuencias».

«Situaciones extraordinarias requieren medidas excepcionales y responsabilidad y valentía para adoptarlas. Al Gobierno, con su presidente a la cabeza, no le ha temblado ni le va a temblar nunca la mano a la hora de defender el interés general», asegura el ministro de Fomento.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído