Su presidente-editor, Javier Godó, no ve que se fuerce a hablar catalán en las aulas ni que se persiga a los castellanohablantes

La Vanguardia, dócil compañero de viaje de CiU: «Reflejamos la plural y tranquila normalidad lingüística de Cataluña»

La Vanguardia, dócil compañero de viaje de CiU: "Reflejamos la plural y tranquila normalidad lingüística de Cataluña"
Javier Godó charla Zapatero.

El presidente-editor de La Vanguardia, Javier Godó, ilustraba este domingo 27 de febrero a sus lectores con un artículo –‘La Vanguardia’, una mirada al mundo en dos lenguas– donde adelanta la intención del rotativo catalán de empezar en breve con una edición en la lengua catalana.

Godó considera que, más de tres décadas después de recuperar la democracia en España, iba siendo preciso dar un paso más:

Ofrecemos una mirada universal sobre todo aquello que sucede a nuestro alrededor, buscando siempre la máxima complicidad y conexión con nuestros lectores, la primera y última razón de ser de nuestra labor profesional. Ahora, tras más de tres décadas de recuperación de la democracia en España y de la autonomía de Catalunya, deseamos ofrecer la posibilidad de que La Vanguardia también pueda ser leída en catalán, la lengua materna de muchos de nuestros lectores, suscriptores y anunciantes, y el idioma propio y oficial de este país junto a la lengua castellana, que es nuestro rico puente principal hacia el exterior.

El presidente de La Vanguardia subraya que:

La Vanguardia refleja, con su nueva oferta, la plural y tranquila normalidad lingüística de Catalunya, algo que nos recuerda que nuestro centenario rotativo nació precisamente cuando la Renaixença cultural, económica y política catalana empezaba a dar sus primeros frutos.

Pese a la insistencia de Javier Godó sobre un clima de normalidad lingüística, los hechos no le pueden dar la razón. Por un lado, la persecución al idioma castellano ha llegado a tales límites de surrealismo que el Ayuntamiento de Barcelona decidió en su momento hacer de tripas corazón y quedarse sin cobrar las multas de tráfico antes que rotular las señales en el idioma oficial, tal y como marca además la propia ley –El Ayuntamiento de Barcelona prefiere no cobrar las multas de tráfico antes que señalizar en castellano

Pero hay más. En los colegios se marca con pegatinas rojas (menos mal que no son estrellas amarillas, que recordarían a tiempos nada agradables, precisamente) a aquellos alumnos que hablan castellano en el recreo, como le sucedió a un estudiante de cinco año en un centro de Sitges –«¿Qué he hecho mal, mami?»: marcado con una pegatina roja por no hablar catalán en el patio-. Esta es la normalidad lingüística de la que habla Javier Godó. Una falacia de campeonato.

VERDAD MENTIRA

Víctor de la Serna: «La vida privada de los personajes públicos está protegida como la del resto de los ciudadanos»

Guillermo Fernández Vara: «España está perfectamente preparada para un presidente extremeño»

Anna Balletbó: «La embajada de EEUU y el Vaticano estuvieron con Tejero en el golpe del 23-F»

Pedrojota Ramírez:«La foto [de Esperanza Aguirre] es de interés y no ofende a nadie»

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído