Nos equivocamos: 'El País' y Zapatero no 'han vuelto' o les ha durado muy poco la reconciliación

Si para Prisa la ‘tournée’ de Zapatero es ridícula, para ‘Público’ el presidente lidera la revuelta árabe

Zapatero, entre 'Lawrence de Arabia' y 'Cantinflas' en la Casba

Si para Prisa la ‘tournée’ de Zapatero es ridícula, para ‘Público’ el presidente lidera la revuelta árabe
Zapatero en Túnez. EFE

Camps no sólo se deja untar, sino que quiere imponer la Santa Inquisición Sexual en Valencia

FE DE HERRORES: Algunos números atrás publicamos la exclusiva de que ‘El País’ y Zapatero se habían reconciliado, que habían retomado la larga historia de amor entre el ‘buque insignia’ de Prisa y el líder socialista del momento. El presidente apareció en el Congreso con el ‘diario global’ bajo el brazo, este le guiñó desde sus páginas con varias noticias favorecedoras… Quizá nos engañamos; quizá, sencillamente, la reconciliación fue breve.

“Diplomacia al galope”, el primer editorial de ‘El País’ no es, por decirlo suave, demasiado caritativo con las recientes iniciativas de nuestro presidente en política exterior.

“La acumulación de viajes de Rodríguez Zapatero a Oriente Próximo y el Magreb, realizados en el plazo de unos días, ha introducido en la política exterior un ritmo vertiginoso después de haber permanecido estancada durante meses”.

Tiene que doler. Y así, todo: “La agenda diplomática [de Zapatero] no contribuye a clarificar las cosas” […] “El calibre de los bandazos ha sido tal…” […] “Parece que se trata de mantener una idea y la contraria”. Para terminar: “El compromiso de España con la Unión debería, en todo caso, obligar a algo más que el intento de apuntarse efímeros tantos a su costa”. ‘El País’ podía haberse limitado a devolverle las cartas, pero no.

Y el segundo titular tampoco es halagüeño. Si ‘Público’ estos días ha estado tratando de espigar los últimos datos de paro para encontrar algo positivo que decir (y conseguirlo), el diario de Prisa titula:

“Asfixia laboral”. “El récord de paro en febrero ratifica la debilidad de recuperación […]”. Y, como respondiendo a su rival por la izquierda, añade que “no es momento de evasivas pueriles”.

Hacía tiempo que no veíamos al nuevo periódico de Liberty en semejante ‘modo destroyer’.

¿Error judicial?

Uno pensaría que se ha equivocado de periódico hasta que llega a la sección de ‘Sociedad’ y se topa con el viejo y fiable diario progre de toda la vida, con sus tics de siempre. “Dos veces absuelto por maltrato el hombre que mató a su pareja”.

En esta noticia, el tratamiento es casi idéntico al de ‘Público’. El caso, en realidad, ejemplifica lo endiabladamente complejo que es el asunto en la vida real (comparado con el mundo ideal de los socialistas). El juez no vio motivos suficientes para condenar al que luego sería homicida, y ambos periódicos lo dan veladamente como errores de una justicia machista.

¿Insinúan que hay que arramblar con las garantías jurídicas y arriesgarse a condenar inocentes para que no escape ningún culpable? Ninguna de las dos historias cita las estadísticas de denuncias falsas, verdaderamente preocupantes. Los jueces se equivocaron. Sucede con todos los delitos, constantemente. Pero sólo estos son noticia.

Moral impuesta

“La Iglesia logra introducir su moral sexual en las escuelas valencianas”, titula ‘El País’ sobre una foto con la intención de un miura: Camps besando en actitud cuasi servil la mano de un arzobispo. Este es un diario familiar, pero para ilustrar lo que tenemos contra este titular necesitamos que la personas con especial sensibilidad y los menores dejen de leer.

Vamos a citar un párrafo de un panfleto publicado por el Gobierno alemán para ser distribuido en los colegios: “Los padres no dedica la suficiente atención al clítoris y a la vagina de sus hijas. Los hijos tocan todas las partes del cuerpo de su padre, excitándole a veces. El padre debería hacer lo mismo”.

Esta es la moral que quieren ‘imponer’ los progresistas. Es tan dogmática como cualquier otra. Y, en la modesta opinión de este Trasgo, mil veces más perversa que el escándalo de enseñar a los tiernos infantes que “los hombres se casan con mujeres de otras familias y las mujeres con hombres de otras familias” (eso que oyen es el rasgar de vestiduras de una legión de lectores progresistas).

Zapatero se pone ‘al frente’ del apoyo al cambio en el Magreb”, titula, sin el menor miedo al ridículo, ‘Público’. Nuestro presidente termina su ‘tournée’ (mejor calificada por ‘El País’ que por ‘Público’) reuniéndose con un primer ministro tunecino que, tal como van las cosas en la zona, es probable que no tenga más significación que si se hubiera entrevistado con el ujier del ministerio.

Obsequioso, Marco Schwartz, jefe de Opinión, desarrolla la charlotesca noción de un Zapatero ‘al frente’ de semejante ‘tsunami’ (ya es imaginación): “El presidente Zapatero ha hecho una buena exhibición de reflejo político al convertirse en el primer mandatario occidental que visita Túnez…”. ¿Reflejos políticos o pura vanidad imprudente?

Originalmente publicado en La Gaceta

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído