Peces-Barba pretende hacernos creer que los que más tiempo llevan en el poder son un grupo novedoso e ilusionante

Público nos hurta la imagen del ‘etarra-anuncio’ en su primera para no herir sensibilidades

"Que un etarra dibuje urnas y no el hacha y la serpiente simboliza lo que la democracia busca desde hace décadas"

Es que no aprendo. Mi nefasto hábito de enfrentarme a la actualidad diaria en versión progresista sin la anestesia consoladora de un café va a darme un disgusto algún día. Hoy -su ayer-, sin ir más lejos, hojeando El País, he creído de primeras que Gregorio Peces-Barba había visto la luz, renegado de sus malos pasos y acabado pidiendo al personal que le negaran el voto al PSOE.

Hablo de una tribuna en El País del antaño joven devoto, hoy comecuras insigne, titulada «Reproche a los madrileños resignados» –Reproche a los madrileños resignados-. Y el motivo de la confusión es el sumario que destaca el periódico: «No debemos dejar el poder a esos sectores casposos, llenos de rencor y sedientos de riquezas»; admitirán que la descripción es lo bastante precisa para justificar mi engaño.

¿Casposos? Pensando en su sentido metafórico -el literal es un infundio, con la de champús que hay para el problema-, la bancada socialista cumple a la letra, con honrosas excepciones, el dicterio, desde los «cojones» de la bostezante Pajín hasta los excesos inmobiliarios de José Bono. ¿Llenos de rencor? Bueno, aquí no hacen falta ejemplos: el rencor es su principal plataforma política. ¿Sedientos de riquezas? Revisen las hemerotecas sobre el felipismo, que no tengo ganas de querellas refiriéndome a los actuales. Al lector, más avisado que este trasgo, no tengo que decirle que me equivocaba.

EL ‘INGENUO’ PECES-BARABA

Con un antetítulo que contradecía el texto -«Acotaciones ingenuas a la realidad», cuando más parecen «Acotaciones cínicas a la fantasía»-, el texto de don Gregorio pretende hacernos creer que votar PSOE es ACABAR con esos malos hábitos, no perpetuarlos. Para ello se vale del viejo truco izquierdista de fingirse oposición, lo nuevo, lo por estrenar, lo nunca probado.

Tiene el desparpajo de aconsejar a los madrileños que sigan «el camino de Stéphane Hessel, ese anciano francés lleno de coraje y de juventud que ha revuelto las conciencias con su pequeño libro ¡Indignaos! -prologado por otro anciano ejemplar, José Luis Sampedro, un economista heterodoxo y un escritor de talento-, en el que se comunican ideas para evitar el pesimismo ante la evitable victoria de la señora Aguirre y de sus correligionarios en la Comunidad de Madrid».

No soy fan de Hessel, pero pretender que su grito de rebelión pueda hacer referencia a la sumisión a un partido que ha pasado más tiempo en el poder que ningún otro desde 1975 es, por decirlo poco, llevar demasiado lejos un mal argumento.

Don Gregorio no puede ignorar que incluso los madrileños más decepcionados con Esperanza Aguirre sólo tienen que elevar un poco la mirada para ver al otro partido instalado en La Moncloa y hundiendo al país en el marasmo. Si quiere ilusionarnos, no tenga el descaro de hacerlo con esta pandilla apolillada de apoltronados como si fueran un ignoto amanecer. No cuela.

Pero yo no quería hablar de Peces. Quería hablar de ese chico de gatillo fácil, Ander Errandonea, que, libre tras 25 años en la cárcel, ha aprovechado su primer día en libertad para desplegar una colorida pancarta en favor de Bildu y, de paso, hacerle una inapreciable propaganda al colarse en casi todas las primeras de la prensa patria. El otro día decía Jáuregui que si un etarra mostrara su apoyo por la coalición, ya tendríamos algo sólido contra ellos. Hala, no han tardado. Su turno, señores socialistas.

¿Decía que el etarra excarcelado copa todas las primeras? No, Público se abstiene. Después de todas las tonterías que ha dicho sobre Bildu, después de celebrar hasta las lágrimas la legalización del grupo, iba a quedar un poco feo. Mejor sacamos…. A ver, qué hay de actualidad… ¡Cristóbal Montoro! Como lo oyen.

El PP sitúa España «al borde del precipicio». Si don Jesús Maraña, su director, me permite una ligerísima alteración, quizá el titular correcto sea: «El PSOE sitúa a España al borde del precipicio». Aunque quizá choque un poco con el estilo del periódico.

MÁS DE BILDU

Pero Bildu no ha desaparecido de la primera del diario de Roures, aunque nos hurten la imagen de Errandonea, imaginamos, por la misma razón que Obama no nos enseña al Osama muerto: para no herir la sensibilidad del espectador. «La derecha pretende ilegalizar Bildu porque un ex preso etarra mostró un cartel de apoyo a la coalición».

Como alternativa al Credo para medir el hervido de los huevos pasados por agua tendría un pase, pero como titular de primera es un tanto retorcido y sobrado de palabras, por no hablar de que ya es casualidad que la noticia no sea el etarra propagandista sino la reacción del PP.

Lea el resto de este artículo en La Gaceta.

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído