La acampada se ha convertido en un espectáculo funambulista que da cabida hasta las ratas

El ‘circo de Sol’

Las supuestas agresiones a las mujeres abre una brecha en la 'convivencia' de los indignados

El 'circo de Sol'
Captura del diario El Mundo de una joven jugando con ratas en Sol. 2 junio 2011 PD

El campamento de los indignados se ha convertido en un espectáculo circense. El Mundo, en su suplemento madrileño M2, titula con tino ‘El circo de Sol’, haciendo un juego de palabras con el que sí es el verdadero Circo del Sol. Y en primera plana, para darle realce al argumento principal, la imagen de una joven que sostiene entre sus dedos una rata y que simboliza claramente en lo que se ha convertido la acampada reivindicativa, en matar el tiempo de la mejor manera ante la imposibilidad de llegar a acuerdos concretos.

Cuenta la crónica elaborada por Quico Alsedo que:

La compañía canadiense Circo del Sol está en Madrid durante el mes de junio. Ayer, otro circo tuvo lugar en la Puerta del Sol: lo montaron varios simpatizantes de lo que queda de la acampada y lo siguieron, divertidos, medio centenar de ciudadanos. La convocatoria fue saludada, en la web del asentamiento (www.tomalaplaza.net), con un comentario anónimo: «Estupendo, ahora ya pueden decir, sin temor a equivocarse, que Sol es un circo». Y, efectivamente, en su 18º día, el poblado parecía ya un circo al que le crecían los enanos por querer ser, como el otro, estable. Acampada Sol seguía incapaz de decidir si se quedaba o se iba, ni si se reformaba, ni cómo. Ayer, con su cara más perrofláutica y pies negros, el poblado escenificó una vez más su fracaso a la hora de acordar nada consigo misma.

Eso sí, entre tanto circo y tanto funambulismo, surge otro problema, el de la convivencia entre ambos sexos y que ya ha generado una fractura importante. La comisión de Feminismo denunció que han sufrido «agresiones sexuales» y que, por este motivo, no seguirán pernoctando en la plaza. Una portavoz explicó que esas agresiones sexuales incluyen «tocamientos, abusos e intimidaciones», por lo que han decidido no continuar durmiendo en Sol. Una portavoz de la Comisión de Feminismo explicó que las agresiones sexuales denunciadas incluyen «tocamientos, abusos e intimidaciones», lo que ha motivado que hayan decidido no continuar durmiendo en la Puerta del Sol. No obstante, han subrayado su intención de seguir vinculadas a la «lucha» del Movimiento 15M.

El resto es la no novedad, el inmovilismo. Al margen de estos graves incidentes, la acampada Sol seguía siendo ayer una barca -una vez fue un transatlántico- encallada en la arena del asamblearismo ciego. La «comisión de dinamización de asambleas» no llegaba a un acuerdo consigo misma sobre la necesidad de cambiar la unanimidad a un 80%-20%, lo que impedía comenzar a acometer la disolución de grumos de desacuerdo. La dichosa «asamblea general», a la que se puede sumar todo hijo de vecino cada día a las 20.00 horas, convierte Sol en una obra de Ionesco diaria.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído