El 'mayor inquisidor del reino' tacha de chaquetero a Castellanos y estrella del feminismo a Alberdi

Joaquín Sabina crucifica en Público a los socialistas que van a Intereconomía

A Prisa, propiedad de un fondo de inversión, le encanta el mercado, por lo que su izquierdismo es pura pose

Joaquín Sabina crucifica en Público a los socialistas que van a Intereconomía
Joaquín Sabina y Jaume Roures.

Cuando trabajaba en un diario económico, me enseñaron que las magnitudes relativas son más noticiosas que las absolutas, que es más relevante saber si Corporación Española, SA ha ganado más o menos que el año anterior, y no si ha obtenido beneficios de X euros. Y quien dice economía, dice sociedad o comunicación. Así, es indudable que ‘El País’ vende mucho más que, digamos, ‘Público’. Pero también es cierto que ‘Público’ va para arriba y ‘El País’, para abajo. Y quizá sea por eso por lo que el buque insignia de Prisa está cautelosamente alternando el estilo ‘diario de referencia’ (léase: manipulación soporífera) con el descaradamente populista (manipulación desinhibida y legible).

EL VOTO DEL MIEDO, UUUH

El PP asume el mayor poder municipal de la democracia”. Es decididamente noticioso, pero también sutilmente ominoso. Vuelven ELLOS. No diré que es esquizofrénico, pero se queda a esto. Quiero decir, a ‘El País’ el ‘mercado’ le mola más que un tonto un lápiz, no en vano el propietario final es un fondo de inversión norteamericano, Liberty, con lo que todo su progresismo es de pose, cultural y castrado. No tengo vocación de criptólogo, y por eso no les puedo resumir el tedioso acto de equilibrio ideológico que se marca ‘El País’ en “Socialdemocracia”, el primer editorial del ‘diario de referencia’; no puedo con las supuestas opiniones en las que la mitad de las frases son interrogaciones. No tengo vocación de psicoanalista.

Más auténtico es cuando titula “Ahí donde triunfa el miedo”. Nada de “CiU da al PP la Alcaldía de Badalona” o algo por el estilo, no: el miedo. Cuando votan a los míos, es puro sentido común, la sabiduría
popular; cuando votan a los otros, no vale: ha sido el miedo. Miren, señores de Prisa, esto va así: o Albiol en Badalona ha recurrido a una amenaza inexistente, en cuyo caso el pueblo es idiota (cosa que desafío a ‘El País’ a defender con todas las letras), o la amenaza es real, con lo que equivale a alertar contra el paro o la corrupción. En el primer caso, el titular sería antidemocrático, despectivo y elitista, y en el segundo, el titular carecería de sentido: todas las elecciones se darían “allí donde triunfa el miedo”, aunque sólo sea el miedo a que ganen los otros. Pero, puesto así, puede dar la sensación de que los ‘camisas pardas’ han llegado al poder, sin el engorro de tener que documentarlo.

Pero si ‘El País’ va a imitar tímidamente a ‘Público’, la verdad, me quedo con el producto genuino. Que, además, tiene la gentileza de acordarse a menudo de este su grupo de comunicación para darnos hasta en el cielo de la boca. Y, como decía Wilde, “que hablen de ti, aunque sea bien”. Hoy nos dedica la última rimada Joaquín Sabina, ese cantautor de voz rota y letras curiosas a quien alguien hizo el daño irreparable de llamar poeta. “Intereconomía pasa el cepillo/ que anuncia un monaguillo/ en LA GACETA,/ ¿qué coño pinta Pablo Castellanos/ cambiando de villano/ y de chaqueta?”. Es interesante este escaso amor por la pluralidad, este deseo de que todos estén en el mismo lado, no vaya a ser que nos escuchemos, argh, una versión roja de “los niños con los niños, las niñas con las niñas”. Don Pablo Castellanos podría, con más razón que un santo, alegar que ha chaqueteado bastante más el PSOE que él, y que si el PP hubiera aprobado la mitad –qué digo: la décima parte– de medidas de demolición del Estado del bienestar que ha aprobado el camarada José Luis Rodríguez Zapatero, ahora estaría permanentemente crucificado con nazi en la prensa de izquierdas. Pero un ‘rojo’ como Sabina ha sabido siempre que lo importante es el logo, la marca; que las ideas van y vienen, pero sólo el poder calienta y renta. “Pues anda que la Alberdi, cruz de guía/ de la misantropía/ del socialismo/ ella que quiso ser la Bachelet,/ rojísima starlet/del feminismo”.

No sé si es leyenda urbana, pero me cuentan los viejos del lugar que hubo un tiempo en que la prensa debatía; que se veía como cosa buena que un ‘facha’ (por descender a su vocabulario) apareciera en medios de izquierda, y al revés. Ahora eso es ‘chaquetear’, oh. Intereconomía, rutinariamente identificada con ‘la caverna’ (¿no podría la izquierda emprender un ‘Plan Renove’ de sus tópicos?), ofrece voz a los otros, pero no esperen que nadie lo aprecie. Son, sencillamente, unos vendidos. Por lo que pueda valer, me ofrezco a Mediapro como ‘fascista invitado’, para lo que quieran mandar.

¿Se acuerdan de Julio Feo? Era el encargado de vendernos el PSOE de González o, lo que acabó siendo, de poner un poco de maquillaje a la mayor época de corrupción generalizada en España desde Fernando VII. Pues bueno, Julio ha resucitado y escribe en ‘Público’, porque está soñador, el hombre. “Anoche tuve un sueño”, escribe en el diario de Roures. Y su sueño era que su PSOE giraba a la izquierda. Sí, ese mismo PSOE que, cuando gobernaba González, construyó el país en el que, según presumía su ministro de Economía, Carlos Solchaga, era “donde uno podía hacerse rico más deprisa” lo que, como todo el mundo sabe, es una vieja aspiración de la izquierda. Sigue soñando, Julio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído