El periodista de Prisa, en su impecable traje de chaqueta, tiene una pinta que llamaría la atención en Sol como un ‘burka’ en la mansión Playboy

Gabilondo: El ‘tío enrollao’ con los acampados del 15-M

Entrevistar al padre del ADN y titular por lo que dice de la fe es como preguntarle a ZP por el Kun

Gabilondo: El 'tío enrollao' con los acampados del 15-M
Pantallazo de Iñaki Gabilondo en su vídeoblog. 7 de junio de 2011. EL PAÍS

Una ‘bloguera’ siria y lesbiana que llamó la atención de la prensa occidental en las últimas semanas ha resultado ser un varón. Casado. Y escocés. La historia se presta a ilustrar ese aspecto ‘vaudevillesco’ que tiene Internet, donde nada es necesariamente lo que parece, pero eso no la haría merecedora de ‘Un paseo por la izquierda’, por soso que esté el panorama mediático de la zurda con el levantamiento de la acampada en Sol. No, la cosa tiene moraleja, sobre todo en las ‘disculpas’ de Tom MacMaster, alias ‘Gay Girl in Damascus’. Básicamente, MacMaster dice que no cree haber hecho daño a nadie y asegura que, de cualquier manera, su falsa identidad ha servido para llamar la atención sobre un problema real (todo el mundo sabe que el primer problema de Siria ahora lo constituye la escasa visibilidad de las lesbianas).

Y es que el lema de la izquierda debería ser “Non e vero, ma e ben trovato”. La verdad –esa cosa tan prosaica que es el dato– es opcional; lo importante es que la ‘narrativa global’ sea la correcta. Y como Marx tuvo el buen sentido de blindar su sistema con un ‘mecanismo de seguridad’ –su pretendido carácter ‘científico’, revelador de la única verdad histórica–, pues ya sabemos qué historias entran y cuáles sobran. De hecho, en toda la furiosa polémica en torno a la biografía de Franco de Luis Suárez no he visto disputar un solo dato –difícil frente al hombre que más documentación sobre el particular ha manejado–; toda la cuestión se centra en que Suárez no dio la versión correcta; como decía ‘El País’ en su editorial, los historiadores “viven en el pasado” y el pasado no importa en absoluto en la historiografía que queremos. Es la ‘narrativa’, estúpido.

NOSOTROS LOS INSENSATOS

La misma narrativa que lleva a la homilía sorprendentemente errática y sin sentido del ‘reverendo’ Gabilondo en la SER. Lleva por título, “Nosotros, los juiciosos, deberíamos despertar de una vez”, aunque después de oírle uno se ve obligado a releerla y preguntarse: “¿¿Nosotros los quééé??”. Gabilondo, en su impecable traje de chaqueta y una pinta que llamaría la atención en Sol como un ‘burka’ en la mansión Playboy, parece el tío ‘enrollao’ que, frente a la obligada severidad del padre, quiere demostrar a sus sobrinos que les entiende. Don Iñaki empieza diciendo que qué pesaditos estamos con la deuda, que todo se va en pagar la deuda, para luego preguntarse qué fue de esos magníficos planes de infraestructuras de la Unión Europea. Alguien debería explicarle, despacito y con palabras sencillitas, que de esos polvos vienen estos lodos, y que si ahora nos come la deuda es porque los Gobiernos, por prometer, que no quede y, para pagar, tonto el último. Pero esto sería, una vez más, ir a la contra de la ‘narrativa global’, y el bueno de Iñaki sólo lo saca a modo de espantajo y de cosa compleja y desagradable pare explicar que los ‘indignados’ tienen razón y que pedirles que concreten sus propuestas es injusto. Podría llamarse ‘Glorificación del pataleo’, pero imagino que su titular es más correcto.Y que conste que este trasgo, como Iñaki, echa amargamente de menos a los acampados. Sus proclamas y propuestas me dejaban el trabajo hecho cada mañana. Ahora, en cambio, tendría que hablar de la dimisión no aceptada de tres miembros del Tribunal Constitucional, esa cosa que ha juzgado que quedaría bonito poner a los proetarras en las ciudades del País Vasco.

“El Constitucional lleva su crisis al límite”, abre ‘El País’, mientras que ‘Público’, siempre más truculento, sale directamente con “Un tribunal secuestrado”, palabras que aparecen en el escrito de renuncia de uno de ellos, Eugenio Gay. La cosa es que el mismo frío dato sirve a los nuestros para poner a caer de un burro al PSOE, mientras que ‘Público’ y ‘El País’ y la SER ven en las dimisiones la prueba de que el PP es el horror, el horror. Y uno, como que no se aclara con asunto tan técnico. Jesús Maraña insiste en la columna que abre ‘Opinión’, “El ‘secuestro’ continúa”, con frases tan divertidas como esta: “Una de las principales causas del desprestigio que sufre el Tribunal Constitucional es el hecho palmario de que la institución creada para garantizar el cumplimiento de la Constitución contravenga reiteradamente su letra y espíritu”. Y a uno le da la risa floja, recordando lo que la izquierda he hecho con la ‘letra y el espíritu’ de la Carta Magna cuando le ha venido bien.

Al trasgo le va más reírse del curioso uso de la palabra “pueblo” en otro titular de primera, “El pueblo castiga a Berlusconi”, porque el primer ministro italiano ha perdido una ristra de referendos. Y apuesto diez contra uno a que, cuando salió elegido, ‘Público’ no tituló: “El pueblo premia a Berlusconi”, porque la mayoría sólo es “pueblo” cuando sus opiniones coinciden con la de nuestras élites. La ideología ciega. Es como hacerle una entrevista a uno de los dos descubridores del ADN, Edward O. Wilson, que mira que tendrá cosas interesantes que contar, y titular “Los mejores científicos rara vez son religiosos”. Viene a ser como tener a tiro a Rubalcaba y titular: “El café lo tomo siempre con una nube de leche”. Pero mucho antes que con los titulares o los adjetivos, se manipula con la elección misma de la noticia o el espacio que se le dedica. Por ejemplo, ¿por qué una acusación de pederastia contra un monje denunciado hace un año merece hoy casi una doble en ‘Público’? A lo mejor el titular les aclara algo: “La Escolanía de El Escorial acusa a un cura de abuso de menores”.

Como esto siga así, voy a tener que volver a ‘El Plural’, que es como una perpetua ‘acampada virtual’.

Siga leyendo el artículo en La Gaceta

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído