Con la mala 'salud de hierro' de tantos medios de comunicación escritos y audiovisuales…

El Correo Gallego está vivo y colea

El Correo Gallego está vivo y colea
Portada de El Correo Gallego.

El Grupo Correo de comunicación, cuyo buque insignia es el periódico de la capital de Galicia El Correo Gallego, ha sembrado estos días la inquietud en los medios escritos del Estado. ¿Corre peligro su existencia?, se preguntan editores y responsables a lo largo de la geografía española, en un ejercicio de prevención que se podría resumir en la manida expresión popular: «cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar».

La alarma se activa con motivo de la desaparición de uno de los medios escritos que conformaban el grupo, Galicia Hoxe, que el 28 de junio publicaba su último número impreso en papel tras ocho años de existencia como único medio escrito íntegramente en idioma gallego. Había recogido el testigo de su hermano mayor, O Correo Galego, fundado en 1994 por el propio Grupo Correo como el primer medio de comunicación escrito en su totalidad en la lengua autóctona de la Comunidad Autonómica de Galicia.

La desaparición de escena de Galicia Hoxe ha abierto en Galicia tres frentes de debate: la defensa del gallego, el premio o el castigo de los gobernantes a medios afines y medios críticos y la política general de subvenciones públicas a los medios de comunicación. Pero en el fondo de la cuestión subyace la sensación de lenta agonía de los medios escritos y el interés por el acceso a un ‘parte médico’ sobre el estado de salud del Grupo Correo y, particularmente, de El Correo Gallego, un periódico con 133 años de existencia a sus espaldas.

ÚLTIMO PARTE

Hace apenas unos días, el Grupo celebraba una Junta General de Accionistas en la que se procedió a la renovación de la cúpula y se adoptaron acuerdos para afrontar un futuro complejo: un plan de reflotación y estabilización a más largo plazo y un voto de confianza unánime a su Consejero Delegado y Director de El Correo Gallego, José Manuel Rey Nóvoa, que se enfrenta a un reto muy semejante al de los responsables de diversos medios de comunicación esparcidos por toda la geografía española.

A nadie se le oculta que sacar en estos tiempos a la calle un medio escrito es llorar, como diría ahora Larra. Porque estamos en crisis, la anemia de los recursos públicos es galopante, la publicidad se ha convertido en un lujo para las empresas, en vez de seguir considerándola un instrumento básico en la política comercial y, el exceso de politización partidaria ha creado barreras insalvables entre la comunicación social y la política.

PRONÓSTICO RESERVADO

Ese es el parte que se puede dar sobre el estado de salud de El Correo Gallego. Pero es un parte que se puede aplicar al estado de salud de la mayoría de los medios escritos e incluso audiovisuales de Galicia y extensible a la mayoría de los medios de comunicación del Estado. ¿Corre peligro inminente la vida del periódico de la capital de Galicia, tras 133 años de existencia? Ni más ni menos que la de muchos periódicos españoles que llevan años padeciendo una mala salud de hierro.

Los medios escritos, y también audiovisuales, tienen muchos enemigos. Algunos crónicos, como plantillas desproporcionadas ante la irrupción de las nuevas tecnologías y planes de negocio poco adaptados a los nuevos tiempos; otros temporales, como la anemia del mercado publicitario y la complicidad de los fondos públicos que garantizaban el derecho a la información de los ciudadanos. Pero quizá su enemigo mortal sea la red que ha ido conquistando a un nuevo tipo de lector que se ha ‘enganchado’ a la inmediatez de la información online.

Aprietas el botón de un simple ratón y en un muy pocos minutos te informas en tiempo prácticamente real de lo que está sucediendo en el mundo, en tu continente, en tu país, en tu comunidad autónoma y en tu municipio. Contra ése fenómeno en el mundo de la comunicación, resulta prácticamente imposible competir.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído