Un chivato y una asesina leen el comunicado de los ex presos de ETA

Cuatrocientos asesinos de ETA exigen la libertad para 616 criminales

Cuatrocientos asesinos de ETA exigen la libertad para 616 criminales

Los asesinos reclaman impunidad a cambio de su final. Ayer, hasta 400 ex presos de la banda terrorista ETA acudieron al frontón de Azpeitia (Guipúzcoa) para reclamar por enésima vez la “amnistía” de todos los reclusos que hoy cumplen condena. Según ellos, entienden por “amnistía” que todos esos reos, hasta 616 entre las cárceles españolas y francesas, “vuelvan a casa”, según informa La Gaceta –Los etarras piden la “amnistía” a cambio de una “paz” negociada-.

Todo ello, claro está, dentro de los pasos para la “resolución del conflicto”. Es decir, ayudas a los presos a cambio de la pretendida “paz”. Los portavoces de este grupo de terroristas fueron Begoña Uzkudun y José Antonio Torre Altonaga, que leyeron un comunicado en castellano y euskera. La primera fue condenada por asesinato y por otras cuestiones a 78 años de cárcel, de la que salió en 2006. Y el segundo tiene en su tenebroso currículum haber pasado la información a un comando que asesinó a dos personas en un atentado contra la central nuclear de Lemóniz.

Entre los ex reclusos estaban, bien sentados en primera, algunos de los que han abandonado la cárcel este mismo año, como Jon Aguirre Aguiriano, condenado en su día por tres asesinatos, entre ellos el de un niño de 13 años, y como José María Sagarduy, Gatza, autor de tres asesinatos.

En el texto leído por las portavoces, apelaron a que en los últimos 50 años han sido más de 10.000 las personas encarceladas por “razones políticas”. Además, destacaron que las “nuevas decisiones tomadas en Euskal Herria –en clara referencia al comunicado de ETA– han abierto las puertas a una solución justa del conflicto”, recogió Europa Press.

“Se han tomado decisiones y realizado pasos unilaterales en favor de la solución, pero los fundamentos y las consecuencias del conflicto siguen ahí”, como lo es, a su juicio, la actual política penitenciaria de España y Francia. Los ex presos denunciaron que las situaciones “extremas impuestas siguen sin superarse” y que estos son “blanco del chantaje del Estado, que les plantea una única opción: arrepentimiento o cadena perpetua”.

El gesto se suma a lo sucedido el sábado, cuando el colectivo de presos de ETA (EPPK, por sus siglas en euskera) anunció que cada preso pedirá ya el traslado a prisiones del País Vasco y Navarra.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído