Escolar Jr se olvida de todas las corrupciones de presidentes republicanos y dictadores

El País: Dos formas de informar de un asesino según su ideología

La izquierda mediática tritura a Camps

Hace tiempo que no jugamos en el Trasgo al juego de las diferencias, así que voy a proponerles uno. Cojan su ejemplar de ayer de El País y denle la vuelta aa primera página. Se encontrarán con dos noticias enfrentadas de sendos atentados indiscriminados en Bélgica e Italia, respectivamente. Ahora corre de su cuenta notar en qué difiere su tratamiento: «Un hombre abre fuego indiscriminado y causa una matanza en el centro de Lieja» y «Un ultraderechista mata a tiros a dos inmigrantes senegaleses en Florencia». Si les ha extrañado que en la primera noticia el protagonista de la acción violenta sea meramente «un hombre» y en la segunda, «un ultraderechista» enhorabuena: es usted un facha.

También es curioso que en el segundo caso se dé el origen de los muertos y en la primera, ni siquiera el del asesino. Si las noticias no fueran simultáneas y enfrentadas, la manipulación podría pasar; no: pasaría seguro.

DOS HOMBRES, UN ULTRA

Vale, les contaré el secreto: el asesino en el primer caso se llama Nordine Amrani,nombre neerlandés donde los haya. Nada que ver aquí, supongo; no es noticioso, ni aporta nada al debate sobre inmigración el hecho de que un tipo que se lía a tiros en una céntrica plaza de Lieja sea musulmán (El País – «un hombre abre fuego y causa una matanza en Lieja«) En cambio, es de lo más significativo que el asesino de Florencia sea «ultraderechista (El País – «un ultraderechista mata a dos inmigrantes en Florencia)».

Pero vayamos al primer párrafo de cada noticia, que también tiene su gracia. «El sábado, contra los gitanos de Turín. El lunes, contra los negros de Florencia. La persecución del inmigrante ha resucitado peligrosamente en Italia» Es decir, estamos ante una auténtica epidemia de masacres racistas en Italia, entendido. El primero: «La vieja Lieja de la crónica de sucesos, ya sean sórdidos asesinatos de niñas o ajustes de cuentas con tintes mafiosos a algún político de relumbrón, añadió ayer otra página a su negra historia con la muerte…» Vamos, novela negra de la de toda la vida, qué importa cómo se llame el asesino o el hecho de que atentara indiscriminadamente con granadas: nada que ver aquí, sigan circulando. Después de todo, no es como si la población musulmana de Europa hubiera dado antes algún problema de orden público que aconsejara a un periodista a referirse a este pintoresco dato, ¿verdad?

Por lo demás, debemos vivir en un país en los puestos de cola de todos los rankings mundiales de corrupción, a juzgar por la Prensa zurda. Cuando merece ser primera de Público «Mis conciudadanos querrán que vaya bien vestido» (Camps en el banquillo), y del diario global de Liberty (AKA El País) «Camps declara en el juicio que pagó los trajes pero no aportó pruebas» ¿quién puede dudar que vivimos en el estado europeo de más limpia política?

Sólo así se explica que consuma el interés periodístico el (costosísimo) juicio a un político por aceptar unos cuantos trajes. Nada hay, en cambio, de sospechoso en los asombrosos incrementos patrimoniales de ex presidente del Congreso y empresario hípico de éxito José Bono. Seguro que Europa está llena de presidentes de Parlamentos que emprenden en sus ratos libres en actividades tan acordes con su ideología política: ¿los caballos para los que los montan?

Tampoco tiene nada de extraño que el ministro de Fomento se reúna con empresarios encausados en gasolineras y… Bueno, ya me entienden. La cosa empieza a aburrirnos a todos, ¿verdad?

Como el tema no da para tanto como querrían, en lo demás, cada loco con su tema. El País con su Europa. Y digo su Europa porque no les quepa duda de que no es la nuestra. Su editorial, «Marejada británica», tiene un malo que ya habrán adivinado: «La decisión del primer ministro vetando un cambio del tratado de la UE […], amén de manifestar una clara incompetencia negociadora, perjudica a Reino Unido, aislado una vez más y cada vez más en el club al que pertenece desde 1973. En cualquier caso, el de Cameron es un gesto inútil».

NACHO ESCOLAR SE OLVIDA DE LOS CIENTOS DE CASOS DE CORRUPCIÓN DE PRESIDENTES REPUBLICANOS

Imagino que recordar a los chicos de Prisa que el gesto inútil coincide con lo que piensa una mayoría de británicos y ocho de cada diez tories es poco menos que inútil. Todo eso de la voluntad popular, la democracia, es un buen recurso en retórica política, pero ahora estamos hablando los mayores de cosas serias. Público, con su república al alcance, creen, de la mano, de la mano de Urdangarín. Escolar El Chico hace una contribución socrática en su blog, en el sentido de consistir básicamente en preguntas: «¿Sería aceptable -por comparar- que el presidente de la República francesa aceptase un carísimo yate pagado por empresarios o colocase a sus yernos en consejos de administración? ¿Cuánto cuesta realmente a los españoles la Casa Real?». Me ha venido inmediatamente a la cabeza el caso de los diamantes de Bokassa con Giscard d’Estaign. ¿Por qué Nacho no se documenta mínimamente antes de preguntar? A veces, la respuesta es fácil.

 

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído