El 19 de diciembre de 2011 debería haber satisfecho el pago de 257 millones de euros, correspondiente a un préstamo sindicado del año 2006

¿Por qué ha solicitado Prisa una nueva prórroga a sus entidades acreedoras?

La extensión del vencimiento de la deuda llevará implícito un encarecimiento de la misma

"Lo que valoran las entidades financieras para refinanciar o no es tener en cuenta la sostenibilidad de los flujos de caja en el futuro y si lo que se genera da garantías de pago de deuda

El tiempo apremia y el Grupo Prisa ha tenido que tomar decisiones. La situación, en cuanto a su deuda, es la siguiente: la compañía tenía que hacer frente ayer, 19 de diciembre de 2011, a un vencimiento de 257 millones de euros, perteneciente al préstamo sindicado del 19 de mayo de 2006.

No sólo eso, sino que a lo largo de 2012 está previsto un nuevo pago de 350 millones de euros del préstamo subordinado. Y para terminar, en 2013 espera el desembolso del crédito puente, perteneciente a la OPA por Sogecable, y que asciende a los 1.950 millones de euros que ya debió pagar en 2010 a sus bancos acreedores, HSBC, Santander, Banesto, Caja Madrid, La Caixa, BNP Paribas y Naitixis.

Como ya hizo en 2010 con su crédito puente, Prisa ha decidido recurrir de nuevo a la refinanciación de su deuda y comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que había solicitado una prórroga a las entidades acreedores de esos 257 millones que debían haber sido satisfechos el 19 de diciembre de 2011. El Grupo señaló en una nota que «esta finalizando las negociaciones» y para ello se había comprometido inyectar 150 millones de euros con el ejercicio de los warrants, ejecutado por los Polanco y sus nuevos socios de Liberty.

Pero, ¿por que ha ocurrido esto? Periodista Digital se ha puesto en contacto con los analistas de Ahorro Corporación, que han explicado lo siguiente:

«Esperarían llegar a un acuerdo antes pero previsiblemente siempre puede haber un retraso porque son muchas las entidades financieras interesadas y estos procesos siempre son laboriosos. No es una catástrofe a pesar de que el anuncio de la prórroga de ayer podría poner nervioso al mercado»

¿Qué consecuencias tendrá para Prisa?

«Cuando solicitas un aplazamiento de este tipo has de pagar una comisión, que incidirá en su cuenta de resultados. Pero el recibimiento en la Bolsa de esta operación intuímos que será positivo»

¿Hay alguna posibilidad de que Prisa no consiga su propósito? ¿Y que ocurriría entonces?

«Nosotros estamos convencidos de que lo van a conseguir. Lo relevante verdaderamente ahora es ver en cuanto se les encarece esta deuda y a cuanto sube el coste en su cuenta de resultados. Además hay que ver que condiciones exigen sus acreedores para conceder esta prórroga: por ejemplo, ventas adicionales de activos.

¿En que se basa una entidad acreedora para conceder una refinanciación de la deuda?

«Lo que valoran las entidades financieras para refinanciar o no es tener en cuenta la sostenibilidad de los flujos de caja en el futuro y si lo que se genera da garantías de pago de deuda. En este caso Prisa prevee lograr unos buenos resultados: dejando aparte las pobres prestaciones del mercado publicitario, esperan que Digital+ seguirá mejorando sus números a partir de ahora, Santillana les seguirá funcionando y lo más importante, el año que viene se completará el plan de recorte de personal que será cuando tenga ya el efecto positivo en su cuenta de resultados debido al ahorro de los costes»

Te puede interesar

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído