La Razón y Público, los periódicos más beneficiados

La prensa de pago, ¿viviría sin subvenciones?

La prensa de pago, ¿viviría sin subvenciones?
Jesús Maraña y Francisco Mathuenda. PD

¡Cómo les gustaría a muchos empresarios que la Administración comprase hasta un 25% de sus productos! Eso es lo que le ocurre a algunos periódicos.

Por el excelente blog del amigo Elentir, me entero de un escándalo que suele pasar desapercibido: el Plan Renove de que goza la prensa de papel de pago. Julio Ariza, presidente del grupo Intereconomía, difundió hace unos días a través de su Twitter los datos de las suscripciones colectivas de 2011 de los diarios de tirada nacional sacados de OJD. Aquí os dejo el cuadro que Elentir ha elaborado.

Cabe matizar que OJD no ofrece datos de las suscripciones «institucionales» a las que se refiere Ariza sino que esos datos que el presidente de Intereconomía ha tuiteado corresponden a suscripciones colectivas sumadas a las de venta en bloque, donde entran, por ejemplo, los ejemplares que se reparten en Renfe o en Iberia.

Para La Razón y Público, esas suscripciones, supusieron en 2011 en torno al 25% de su difusión. Para El País, El Mundo y el ABC, más de 40.000 ejemplares. (En el caso de La Vanguardia, me han contado que cerca del 15% de su difusión corresponde a suscripciones de las Administraciones catalanas.) Lo único divertido es que el zetatubbi Roures, pese a semejantes regalos, no han sido capaces de evitar el concurso de acreedores.

¿Cuántas de estas suscripciones son de bibliotecas públicas y archivos, es decir, útiles de verdad, y cuántas de favor?

Si quitásemos de los datos de OJD los ejemplares correspondientes a intercambios con otros medios, regalos (en las puertas de las universidades se encuentran cientos de diarios de pago), suscripciones de las Administraciones para asilos, institutos y ministerios/consejerías/concejalías, ¿cuáles serían las cifras reales de ventas?

Me da la impresión de que los editores se niegan a aceptar que o cambian radicalmente la orientación de su producto o se quedan sin negocio. Yo he quedado harto de ver a Chacón en las portadas de este fin de semana y del espacio dedicado por los columnistas a desentrañar sus palabras y el futuro congreso del PSOE; todos ellos me importan un comino, cuando en España hay una crisis brutal.

Como para algunos editores su supervivencia depende de los políticos, quizás se explique así que cada vez dediquen más espacio a la información política. Sí, menos lectores, pero mandamases más contentos de salir en los papeles. ¿Hasta cuándo?

(Ejemplo: la única idea inteligente que he leído sobre los crímenes islamistas en Nigeria, que es la división de ese gran país entre cristianos y musulmanes, para que éstos se maten a gusto en el norte, a la manera como ocurrió en Sudán el año pasado, ha sido a un bloguero en un digital. Y lo mismo sobre el nuevo Gobierno marroquí. Y, vaya, esta misma noticia sobre las subvenciones a la prensa independiente.)

Comente este artículo en el blog Bokabulario.

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído