En Perú sacuden al CEO de Prisa por su entrevista-masaje al presidente Humala

«Cebrián hace preguntas benignas a un presidente dudoso al que él unge como socio confiable»

"Cebrián tuvo una epifanía ante Ollanta Humala y cambió su forma de pensar que hasta ese momento"

El día 22 de enero de 2012 el consejero delegado del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián volvía a asumir el papel de periodista para entrevistar al presidente de Perú, Ollanta Humala, para el diario El País. Un acto de deferencia del principal grupo de comunicación español que enviaba  a su principal ejecutivo en lugar de a un corresponsal.

Llama la atención que sea el CEO de un grupo mediático quien decida entrevistar a un mandatario y no el director del periódico o su corresponsal. Es vedad que Cebrián ha sido uno de los directores de periódico más importantes de la historia de España con un prestigio sólo comparable con Pedrojota Ramírez, Luis María Anson o Emilio Romero pero no deja de sorprender que haya dejado su traje de ejecutivo para volver a sentirse periodista.

Pero a ojos del portal Otramérica, la entrevista de Cebrián no se trataba de una cuestión de respeto a un jefe de Estado, sino de un interés «colonial». La entrevista se produce pocos días antes de que se celebre en España un foro ‘Invertir en Perú’, apoyado por el Gobierno español y por multinacionales españolas como Telefónica, Repsol y el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA).

¿Una entrevista con monólogos?

La entrevista fue publicada en El País el día 22 de enero — Es una prioridad defender el Estado de derecho — con el subtítulo de «Ollanta Humana, el buen guerrero».

Juan Luis Cebrián iniciaba el texto explicando la buena impresión que le había producido:

Yo tenía de él la imagen estereotipada que la mayoría de los medios occidentales y la casi totalidad de los de su país habían difundido: un militar golpista, un Chávez a la peruana que había cambiado la exuberancia caribeña por la severidad del inca, pero que en el fondo constituía la misma amenaza para la democracia que la representada por cualquiera otro de los caudillos latinoamericanos de nuevo cuño.

Lo cierto es que el pasado de Humala era sumamente radical, las declaraciones violentas de su hermano Antauro Humala o de su padre y el apoyo expreso de Hugo Chávez dieron la imagen de ser un «Chávez peruano», un sambenito que le hizo perder  las elecciones de 2006.

En las pasadas elecciones de 2010 Humala cuidó mucho más su imagen intentando presentarse como un «Lula» peruano (en alusión a la izquierda moderada que representó el presidente brasileño) y, aunque sorprendiera al CEO de PRISA, Humala ha profesado una imagen cordial y menos radical.

Las declaraciones de Humala a Cebrián corroboran esa idea:

¿De izquierdas? Yo no soy de izquierdas -protesta Humala con rotundidad-. Yo soy un nacionalista que ha recogido las banderas de la justicia social. En realidad, esa división entre izquierda y derecha es algo del pasado. Terminó con la caída del muro de Berlín. (…) Me he comprometido a respetar el Estado de derecho. Como digo, esas divisiones entre izquierda, derecha y centro están obsoletas, pero sigue siendo difícil construir un movimiento político nuevo.

En el portal Otramérica se muestran muy críticos con la entrevista. En un artículo firmado por Paco Gómez Nadal, —Contracrónica de la entrevista del ‘presidente’ Cebrián al presidente Humala— se dice entre otras cosas:

Cebrián combina sus opiniones personales y su diagnóstico latinoamericano con preguntas benignas a un presidente dudoso al que él unge como socio confiable. No es una entrevista al uso: el presidente y el presidente se tutean, para demostrar que están casi al mismo nivel de poder, aparecen los amigos comunes, el tono relajado es casi contrario a los manuales de periodismo.

(…)

La entrevista cuenta más entrelíneas que en su lectura directa y son más curiosos los monólogos del entrevistador -que se muestra satisfecho de que a Humala le guste ecucharlo- que las respuestas previsibles del entrevistado.

La frase final, sin embargo, es demoledora y perturbadora. ¿Qué quiere decir Cebrián?: “Lo que mucha gente quiere saber es si el triunfador del torneo cambiará las reglas del juego. Todo indica que no lo hará”.

Para los movimientos sociales de Perú la sentencia será desoladora: nada cambiará en el fondo de un Perú injusto, de terratenientes y transnacionales, de exclusión y pobreza. Para los inversores y para la derecha peruana el mensaje es el adecuado: las reglas del juego, la seguridad jurídica, la terrorífica tradición de favorecer al foráneo y machacar al propio… seguirá vigente.

La entrevista, así, es toda una clase de contraperiodismo para las nuevas generaciones y una confirmación del estado del arte para las viejas.

Foro «Invertir en Perú»

La entrevista a Humala se publica pocos días antes de que se celebre en Madrid el foro ‘Invertir en Perú’, organizado por los diario El País de España y su socio el diario La República de Italia (de línea centro-izquierda).

Vea el anuncio en la web de El País, en el que se anuncia la presencia del propio presidente peruano y del ministro de economía español, Luis de Guindos. Según Otramérica las tres empresas patrocinadoras son «tres de las transnacionales españoles que exprimen el país andino».

PRISA en América Latina

El Grupo PRISA era la empresa española que más lejos había llegado, llegando a tener presencia importante no sólo en España (El País-SER) y Portugal (TVI), sino también en diversos países latinoamericanos.

Así por ejemplo Unión Radio, el brazo radiofónico de PRISA es titular de Radio Caracol, la influyente radio de Colombia, ADN radio en Chile, W Radio en México o Radio Continental en Argentina.

La editorial Santillana también está muy presente en latinoamérica. Sin embargo, de cara a la imagen pública española, la realidad es que PRISA dejó en parte de ser un grupo de capital español, cuando la familia Polanco vendió el paquete mayoritario del grupo al fondo de inversión norteamericano Liberty en 2010.

 

Te puede interesar

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído