A montarla a casa, propone a los separatistas

Tertsch propone que se suspenda la final de la Copa del Rey

Juan José Millas, orgulloso de romper las perchas de un hotel

Los órdagos nacionalistas no se limitan a los referendos, el pacto fiscal y las banderas, de los que dimos cuenta el 15 de marzo de 2012; también se extienden al fútbol, la nueva versión incruenta (no siempre) de la guerra entre pueblos.

Los separatistas vascos y catalanes vuelven a planear con total impunidad el espectáculo de insulto a todos los españoles en la final de la Copa del Rey. En ABC, Hermann Tertsch —A montarla a casa— propone lo que no se atreven siquiera a insinuar el ministro de Interior, la Liga de Fútbol y los periódicos deportivos: si hay pitidos, el partido se suspende.

El problema está con esos sectores de las aficiones de ambos equipos que son grupos fanáticos de los respectivos nacionalismos radicales. Y que, ya lo han anunciado, llegan a Madrid a organizar un aquelarre independentista con todas las ofensas posibles y pensables contra España, su capital, y el Rey, que estará en el estadio.

Los clubes que juegan no han dicho aún nada. Pero sería deseable que lo hicieran. Porque muchos españoles estamos hartos de los insultos y las agresiones de quienes piden para ellos exquisito respeto. Somos muchos los madrileños y españoles que pedimos a los clubes que exijan respeto a sus aficiones. Y que exigimos por nuestra parte a las autoridades que no permitan un espectáculo desmoralizador en el estadio. Que todos estén avisados de que a la ofensa y agresión a las instituciones se responderá con la suspensión del partido.

Después del fútbol, que es política, economía… Sí, sí, no pongas esa cara, querido lector, que las ‘pelas’ son muy importantes. Al menos, que sepas por qué no tienes dinero y no le eches la culpa a la Angela Merkel, que es lo que quieren tu alcalde, tu presidente de comunidad y tu ministro de hacienda.

John Müller difunde en El Mundo —Cae el bulo del déficit del 4% creado por CiU— la refutación a una de las mentiras del nacionalismo catalán, enunciada ésta por Joseph Antoni Duran Lleida, que ha hecho Javier López en lavozdebarcelona.com: ninguna sentencia del Tribunal Constitucional alemán limita al 4% el máximo que un estado federado debe aportar en transferencias a regiones pobres.

No existe ningún antecedente legal que diga que ese porcentaje debe limitarse al 4%. De hecho, el déficit interterritorial del land de Hesse en 2005 fue de más del 10% y el de Baden-Württemberg, del 9%.

Manuel Fernández Ordóñez explica en Libertad Digital —Espero que tengan velas en casa— la sentencia del Supremo que ordena al Gobierno subir la tarifa de la luz, debido a una decisión del amigo de Zapatero Miguel Sebastián, para no estropear las elecciones:

El pasado 27 de septiembre tuvo lugar la decimosexta subasta de electricidad, que arrojó una subida de un 12% en el kWh. Al pesar el precio de la energía un 50% en el coste final de la luz, el precio de ésta debería haber subido un 6% en nuestros hogares. Sin embargo, el entonces ministro Sebastián, en un alarde electoralista y de un populismo denigrante decide disminuir los peajes regulados también en un 12%.

La consecuencia de esta decisión es que la luz no sube, pero el déficit tarifario aumenta porque ingresan menos de la parte regulada. Esto, no sólo incumple la Ley, sino que a la larga nos costará más dinero a los españoles, que pagaremos el déficit con intereses

Y para concluir el día, uno de los funcionarios del columnismo, que acumula trienios de servicio y de agotamiento de ideas. En El País, Juan José Millás cuenta orgulloso en su columna Miserias una gamberrada que ha hecho en un hotel:

Arranqué violentamente varias perchas, las troceé e introduje sus fragmentos en la caja fuerte, que dejé cerrada con una combinación imposible.

Y todo porque le molestó un cartel con las instrucciones de uso de la caja fuerte. Con pensadores como éste (¿recordamos sus días de convivencia con Zapatero como poeta de cámara?), la izquierda española está perdida.

 

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído