En la denuncia se menciona como supuestos extorsionadores a "Joaquín" y a "Casimiro"

Torpedo de El País contra El Mundo: «Presionó a testigos para que exculparan a Zougam del 11-M»

Un abogado condenado por colaborar con ETA, autor de la demanda

En su edición digital y su edición de papel del 22 de marzo de 2012, El País publica sendos ataques contra el diario El Mundo bajo la firma del periodista José Yoldi. —Testigos del 11-M acusan a ‘El Mundo’ de presionarles para exculpar a Zougam

La acusación El País, que rememora otras de índole similar en 2006 y 2007, consiste en supuestas presiones de periodistas de El Mundo a los testigos protegidos que señalaron a Jamal Zougam como uno de los autores materiales del atentado del 11-M, para que se retractaran de su acusación en ese periódico:

El Mundo intentó que dos testigos protegidos -dos mujeres rumanas- en el caso por los atentados del 11-M se retractasen de su declaración y exculpasen a Jamal Zougam, condenado como autor material de la matanza a 42.917 años. Les ofrecieron mejoras en el trabajo y ayuda para que una caja de ahorros no desahuciase a una de ellas de su piso, además de camisetas del Real Madrid. Las dos testigos se negaron al enjuague, porque habían dicho la verdad en el juicio 

La información tiene su origen en una denuncia presentada por Gonzalo Boye en la sección segunda de la Audiencia Nacional (la sala que juzgó el 11-M). La denuncia, presentada el 20 de marzo presenta el relato escrito de las dos mujeres describiendo las «maniobras tendentes a influirles para desvirtuar sus propios testimonios».

UN ABOGADO POLÉMICO

Gonzalo Boye representó a la acusación particular de dos víctimas en el juicio del 11-M. No obstante en su curriculum existe un punto especialmente polémico: el haber sido condenado por vinculación con ETA, aunque el abogado de origen chileno siempre ha defendido su inocencia de aquel caso.

Un juzgado lo condenó -junto a dos miembros del MIR chileno- por pasar información a ETA sobre el industrial Emiliano Revilla, secuestrado en 1989. Lo más irónico es que la fiscal que lo acusó de prestar su propio coche para los seguimientos a Revilla fue Olga Sánchez, que luego sería la fiscal del caso el 11-M.

Boye contó con simpatías de sectores de izquierdas por su intentó de sentar en el banquillo a varios ministros del Gobierno de Israel por crímenes de lesa humanidad.

Su última aparición en los medios fue su intento de salvar al diario Público a través de vendérselo a un grupo extranjero en una información desvelada por el periodista Roberto Marbán (Periodista Digital).

¿UN SOBORNO CON UNA CAMISETA?

Entre lo detallado por los manuscritos de las mujeres se detalla que se les regalaron dos camisetas del Real Madrid y la supuesta promesa que le hicieron los periodistas de El Mundo a cambio de cambiar su declaración sobre Zougam es que sus problemas hipotecarios se verían resueltos.

El documento continúa:

«Se comportó muy agresivo para intimidarme, me presionó que le vi la foto en periódico, por qué he declarado tan tarde, que me ha obligado la policía, que mi amiga, que me ha ofrecido papeles, que nacionalidad, que papeles para mi hija, que dinero. Le he contestado que los papeles yo y mi marido los tenía en 23 de marzo 2004; nacionalidad no tengo ni lo pedido nunca; a mi hija los papeles han salido denegadas y dinero lo que ha dado al grupo que pertenezco». Agrega que si reconoce que se ha equivocado que siempre van a estar a su lado y la van a ayudar. «Si colaboro con ellos me ayuda, pero yo también le tengo que ayudar porque ellos creen que Zugam es inocente. Le digo que si para ayudarme con el piso yo tengo que decir lo que dice ellos, que no me ayude con nada».

LA ACUSACIÓN DE BOYE ALCANZA AL PP

El relato de las dos testigos que figura en la denuncia de Boye que publica El País, también alcanza al Gobierno del PP.

«Luego ha dicho que es seguro que en las elecciones va a salir el PP y se va a abrir el caso (del 11-M) y es mejor que reconozca que me he equivocado porque ellos me van a ayudar y apoyar siempre. Le digo que por mí, que se abra, porque no tengo nada que ocultar y no he mentido».

También asegura que uno de los periodistas de El Mundo defendió a la asocación de víctimas del 11-M que representa Ángeles Domínguez (considerada más próxima a la derecha), frente a la asociación de Pilar Manjón (considerada más de izquierdas).

BOYE ALUDE A UNO DE LOS MEJORES PERIODISTAS DE INVESTIGACIÓN DE ESPAÑA

Pero ¿quiénes son los periodistas que, según Boye, «presionan a testigos»? La publicación de El País sólo cita los nombres de pila:

«le llamó Joaquín y le dijo que lo del piso ya está arreglado. Ha hablado Casimiro con el director de Barcelona y no voy a quedar morosa, pero esto es un arreglo entre ellos que es ilegal y no puede dar nada por escrito, pero si ha prometido va a cumplir si no Casimiro le puede hacer mucho daño con el periódico».

¿Y quiénes son esos «Joaquín» y «Casimiro» que quieren demostrar la inocencia de Zougam? Es inevitable no pensar en el artículo que el 7 de diciembre de 2011 el diario El Mundo publicaba sobre «Indicios de falso testimonio contra el único condenado por el 11-M», que estaba firmado por Joaquín Manso y Casimiro García Abadillo.

Se da la circunstancia de que Casimiro García Abadillo es uno de los mejores periodistas de investigación de España, con un CV de lujo que incluye haber liderado las investigaciones de importantes casos de corrupción como el  «caso Filesa» o el «caso Ibercorp», además de ser un enérgico defensor de que un periodista «nunca pague» por una información, lo que pone en duda la acusación de Boye.

LA ETERNA GUERRA ENTRE EL PAÍS Y EL MUNDO

Las informaciones están viciadas de antemano por la brutal inquina que se tienen los dos periódicos desde hace años, aunque especialmente agudizada desde 1996. Una guerra bajo la sombra comercial (son competencia directa, como los dos diarios generalistas de ámbito nacional más leídos) y la sombra política (vinculados respectivamente al PSOE y al PP).

En el tema del 11-M El País con el periodista Ernesto Ekaizer a la cabeza publicó  varios textos contra El Mundo. Entre ellos, el 13 de septiembre de 2006, Ekaizer aireó unas declaraciones de Suárez Trashorras (uno de los condenados por el 11-M) de que si El Mundo le pagaba él diría lo que fuera, «Mientras El Mundo pague yo les cuento la guerra civil» aunque luego Ekaizer reconocería no poder acreditar sí hubo pago o no.

Ekaizer también publicó el 4 de junio de 2007 informaciones en relación al periodista Antonio Rubio (otro de los iconos del periodismo de investigación en España) que supuestamente había «presionado» a Basel Ghalyoun para que «El periodista quería sonsacarme, todo era mentira«. El periodista llegaría a ser acusado de revelación de secretos, pero absuelto en una sentencia que reconoció que Rubio había actuado correctamente como periodista.

En esta ocasión la noticia de El País está firmada por José Yoldi y, objetivamente, se limita a recoger la denuncia del abogado Gonzalo Boye, de indudable interés.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído