Arde el papel / Columnas del templo

Rubido se cobra una vieja deuda con Ussía: «Mingote nunca abandonó ABC»

"ABC se queda huérfano e incompleto sin Antonio Mingote"

Puesto que el Fumador no es madrileño, ni monárquico, ni suscriptor de ABC, ni marquesa, puede confesar que nunca le hicieron gracia las viñetas de Mingote. Al igual que hace con las de Máximo, antes en El País y ahora en ABC, el Fumador se las saltaba, como la sección de deportes.

El aprecio que sentía por un colaborador de La Codorniz desapareció cuando el pedante Fernando Lázaro Carreter (que hizo odiar la literatura española a generaciones de estudiantes gracias a la imposición como lecturas obligatorias de bodrios como El Jarama y Tiempo de silencio) y Luis María Ansón, la joven promesa del periodismo, consiguieron meterlo en la Academia.

Al Fumador le molesta que los académicos, conocidos sólo en sus casas a la hora de comer, no aceptasen entre ellos a Gabriel Miró, Josep Pla, Julio Camba, Rafael García Serrano o Francisco Umbral, pero sí a un dibujante de monos. ¿Sería para reírse con él o para devolver los pagos por las Terceras? Encendamos otro cigarrillo y repasemos las columnas del 4 de abril.

Este miércoles 4 de abril de 2012 asistimos a la pelea entre dos periódicos por apropiarse del cadáver del muerto, de la misma manera que en los folletines coincidían en el entierro del ricachón la legítima y la amante. En vez de cruzarse bolsazos, se cruzan portadas.

El actual director de ABC, Bieito Rubido, reconoce algo que es verdad:

«ABC se queda huérfano e incompleto sin Antonio Mingote.»

Después de la muerte de Jaime Campmany y de Antonio Mingote, ¿qué diferencia a ABC de La Razón? ¿Han preparado en Vocento el relevo?

En la misma columna, Rubido da un pescozón a Alfonso Ussía y a Ansón, que se fueron a La Razón, al comparar la fidelidad de Mingote a ABC con la de ellos:

«A diferencia de otros, Antonio Mingote mantuvo una actitud de generoso compromiso con este periódico centenario. No abandonó ABC nunca. Hasta el último día. Trabajó en él casi seis décadas. Se sabía y sentía parte de ABC, y de la cultura que el periódico representa. No escuchó cantos de sirena, no buscó excusas, no simuló. Estuvo siempre en ABC.»

¡Lanzazo a Ussía, que trató de convencer a Mingote para se pasase a La Razón!

Una de las cosas más desagradables que traen los muertos ilustres es la competición para sumergirles en almíbar que algunos montan. Compiten por el primer puesto Ignacio Camacho y Antonio Fraguas.

Camacho sostiene que Madrid es más bonita gracias a Mingote:

«esta ciudad mingotesca que el dibujante embelleció al elegirla como residencia, vecindad, escenario y paisaje»

El redactor de El País Antonio Fraguas despide a Mingote con un chiste de carcajada, al calificarle en su obituario como

«uno de los grandes intelectuales españoles del siglo XX.»

Que es lo mismo que calificar a Iñaki Gabilondo como «uno de los grandes periodistas españoles de investigación del siglo XX».

No nos aclara Fragua si Mingote está por encima de José Ortega y Gasset, Eugenio d’Ors y Julián Marías o a la misma altura que Maruja Torres.

Mariano Rajoy, que declaró en la campaña de las elecciones de 2004 que él no leía más periódico que el Marca, se une a la carrera con el envío de un telegrama a la marquesa de Daroca, como el ABC denomina a Isabel Vigiola, la segunda esposa de Mingote.

Pero el disparate del primer-día-sin-Mingote lo perpetra Federico Jiménez Losantos. Este sostiene en su columna de Libertad Digital que Mingote, oficial en el ejército de Franco durante la guerra (y también después), fue el primero en entrar en el Teruel conquistado por los rojos y descubrió que

«Los rojos se habían ido por la noche y los nacionales llevaban esperando media mañana cuando Mingote volvió a su trinchera y le comunicó a su oficial la toma de Teruel.»

El ABC, que en la vida del viñetista es la única fuente canónica, explica en el obituario publicado que ese suceso ocurrió en Barcelona. El dolor por la pérdida habrá nublado a Losantos sus recuerdos. O bien ha oído campanas y no sabe dónde.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído