Arde el papel / Columnas del templo

Tertsch: «Todos los manifestantes del 15-M en España cabían en el Bernabéu y dejaban calvas»

Ansón propone un pacto PP-PSOE ¡para regenerar el régimen!

Tertsch: "Todos los manifestantes del 15-M en España cabían en el Bernabéu y dejaban calvas"
Indignados en Sol. EFE

Los columnistas de derechas y similares buscan en el diccionario sinónimos y citas que aplicar al 15-M, que se desinfla por días como un globo pinchado.

 
José María Marco en La Razón hace la típica columna de escritor que se pierde buscando la frase ingeniosa:

«Un movimiento residual, folclórico e infantil al que se ha prestado una atención desproporcionada. Es una patología moder­na: damos demasiada importancia a lo que hacen los niños.»

En cambio, Hermann Tertsch, penetra en el carácter del 15-M

«Pronto se vio que todo aquel espectáculo, una vez despojado de la ingenuidad inicial, era un proyecto de somatén para un izquierdismo que quedaba huérfano y desasistido por quiebra de su mentor, el mago fracasado, el Atila de León.»
 
«La esperpéntica sobrerrepresentación de la izquierda en los medios españoles volvió a revelarse como tóxica para la calidad de información de nuestra sociedad. Aparte de cosechar el consabido ridículo cósmico. Y al final, los datos impertinentes: Todos los manifestantes del 15-M en toda España cabían en el Bernabéu. Y dejaban calvas.»

Lo mismo consigue en El Mundo David Gistau, que se centra en el carácter antidemocrático del 15-M:

«Y eso sí es un peligro detrás del cual se agazapan peligros disolventes, empezando por el que intenta hacer bascular la soberanía para arrebatársela al Congreso y entregársela a un tipo que sostiene un megáfono y no se examinó ante ninguna consulta popular más allá de su propia endogamia asamblearia.»

Aunque no goza del privilegio de la letra impresa, recomiendo la lectura del post de Pedro Hoyos, en su blog de Periodista Digital: ‘Indignados, contra todo, contra todos’. Un delicioso bocado de humor.
 
Pese al pinchazo del 15-M, el régimen político español se está tambaleando, por lo que hoy encontramos dos columnas que tratan de apuntalarlo.
 
En La Vanguardia, diario del régimen, del anterior, de éste y del que venga, el político Miquel Roca se asusta del auge de los partidos antisistema y suplica que se haga algo:

“Desde ahora, millones de testigos podrán acreditar que no se hizo nada -por orgullos partidistas o sectarismos imperdonables- para dar una respuesta conjunta al avance del populismo totalitario de corte neofascista. ¿Ni esto tan evidente vale un acuerdo? ¡Incomprensible!”

Don Miquel, es que los ciudadanos, seamos o no ultras o rojos, estamos hartos de gente como usted, que han montado un sistema político para hacerse ricos a nuestra costa. ¿Cuánto dinero tenía usted antes de entrar en política y después de salir de ella?
 
El saltimbanqui Luis María Ansón, pide en El Mundo un pacto PP y PSOE, que en nuestra opinión ya sería la mejor manera de hundir el régimen:

“Se hace cada vez más necesario el entendimiento entre PP y PSOE, que no la confrontación estéril o la aliteración partidista

“El régimen se está agotando y su regeneración exige también el pacto de Estado para proceder a la reforma constitucional que exigen las nuevas generaciones”.

Así que la regeneración del régimen la van a traer los dos principales responsables de su decadencia. ¡Bravo, Luis María, eso es lógica! ¿Y a quién ponemos de ministro de Exteriores, a Felipe González?

Pero Luis María, ¿cómo va a haber acuerdo del PP con el PSOE cuando Bonifacio de la Cuadra nos adelanta en una tribuna de El País que la Andalucía de Griñán (presidente del PSOE) va a ser la Covadonga del PSOE. Primero, De la Cuadra nos ilustra de que las autonomías son una maravilla y que sólo la dereha más reaccionaria y franquista se puede oponer a ellas (¡cuánto franquista debe haber en Bruselas!), y, segundo, explica que en Andalucía:

“Se va a ensayar, para salir de la crisis, un modelo de medidas socioeconómicas contrario a las privatizaciones de los servicios esenciales y que mantenga la prioridad de la educación y la sanidad en el sector público”.

¿HA VENCIDO EL CONTRATO DE ARRIOLA?

Martín Ferrand sigue glosando la entrevista a Pedro Arriola y quizás encuentra la clave que produjo ésta:

«En la entrevista a la que me refiero, Arriola se convierte en parlanchín, como si fuera a dar la vuelta la tortilla o estuviéramos en días de renovación»

Antonio Gala escribe un textito (llamarle columna es darle demasiado empaque) que lo mismo podía haber valido para hace 50 años. «Si yo fuese Rajoy…», se titula. Podía haberla escrito «Si yo fuese Franco…», «Si yo fuese Felipe…», «Si yo fuese Napoleón…». ¡Qué pena que algunos no se den cuenta de que están tan viejos y pasados que ya no interesan a casi nadie.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído