Revista de prensa / Toco y me voy

El Gobierno de Cataluña pide pelas ‘in english’

¡El motor de España convertido en remolque!

Morirse, aparte de ser malo para la salud, es un fastidio, sobre todo si te toca en un día agitado, porque entonces, por muy importante, famoso y premiado que seas, caes al faldón de la portada o incluso desapareces de ella. Compárese la cobertura dedicada al fallecimiento de Manuel Fraga, el 16 de enero pasado, con la dedicada a Gregorio Peces Barba: mientras el primero gozó de portadas y fotos a tres columnas, el segundo se ha reducido a sellos, incluso en su venerado El País.

Todo lo opaca el anuncio, en inglés y en la BBC, del consejero de Economía de la Generalitat catalana de que ésta va a pedir el rescate. ¡El motor de España convertido en remolque! Este es el tema con el que abren todos los periódicos a cinco columnas (los que las tienen), y casi con las mismas palabras.

El País: «Cataluña pide su rescate». «La Generalitat da el paso asfixiada por 42.000 millones de deuda». «Rajoy busca apoyos en el exterior.».

El Mundo: «Cataluña admite su colapso, pide su rescate y queda en manos de Hacienda» y «La Generalitat necesita 7.182 millones para no declararse en suspensión de pagos antes de fin de año».

ABC: «Cataluña pide el rescate al Gobierno» y «Tercera comunidad, tras Valencia y Murcia, que acude al fondo de ayuda».

La Razón: «Cataluña pide el rescate». Y en pequeño, «Hacienda obligará a Artur Mas a reducir empresas públicas y sueldos». Veremos si esto último se cumple, que Cataluña es tierra donde los políticos se burlan de las sentencias del Tribunal Supremo.

La Gaceta: «Cataluña se suma a Valencia y Murcia y solicitará el rescate financiero al Estado». «En noviembre vence la emisión de bonos patrióticos». Y «La Generalitat debe 360 millones a hospitales y escuelas concertadas».

Expansión, telegráfico: «Cataluña pide rescate». CincoDías opta por el consuelo de los tontos: «Cataluña también».

En la prensa catalana, la noticia se mezcla con lamentos sobre la soberanía perdida, lo que es muy adecuado para pedir dinero. Así, El Periódico titula «Ni rica ni plena». Y le echa la culpa al supuesto ‘expolio’, cómo no: «Cataluña, asfixiada por la crisis y el déficit fiscal, pedirá ayuda a España».

Uno se pregunta si se lo están pidiendo a su propio país o a un país extranjero. Y el colofón: «La Generalitat será tutelada», como si se tratase de un adolescente dedicado a la delincuencia.

Y La Vanguardia copia a los diarios de Madrit: «Cataluña pedirá el rescate»; luego, más lamentos y refunfuños en el interior, sobre la ‘solidaridad’ de los catalanes al pagar impuestos. Según esto, Emilio Botín y Amancio Ortega serán super-solidarios.

Para Gara, siempre tan divertido, la noticia no existe en su portada.

El Confidencial da una noticia que muestra cómo es la casta política: «Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y diputado del PP por Sevilla, se embolsa 1.823,86 euros mensuales del Congreso en dietas de alojamiento y manutención, pese a que tiene tres pisos en propiedad en Madrid». Pero no es el único: «Ninguno de los 10 miembros del Gobierno que ocupan un escaño en la Cámara Baja, incluidos Mariano Rajoy y el propio Montoro, ha renunciado a cobrar ese complemento». A veces se echa de menos la guillotina.

El País se ha lanzado a una campaña por mantener el aborto incólume. Hoy publica una carta abierta de un neurocirujano infantil sobre el sufrimiento de los niños con malformaciones… pero capaces de vivir. «Nadie tiene derecho a obligar al sufrimiento». Pero, ¿por qué no se lo preguntan al niño? Hay muchachos con espina bífida.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído