Revista de prensa / Toco y me voy

Draghi ahuyenta a los especuladores, como Clint Eastwood a los cuatreros: con unas palabras

La Razón reúne a medio Gobierno en su casa

El abracadabra de Draghi da un respiro a España

Mario Draghi parece el Clint Eastwood de los mercados. Le han bastado unas palabras en un inglés que entendemos todos para amilanar a los malvados especuladores que encarecen la deuda española… y la italiana. Todos los periódicos destacan esta intervención de Draghi y casi todos la honran con el primer lugar.

El País: «El vendaval financiero sobre España amaina con un solo gesto del BCE». ABC: «Bastaban quince palabras de Draghi». El Mundo: «Las palabras mágicas de Draghi llevan la euforia a los mercados». La Gaceta: «La Bolsa se dispara un 6% y la prima de riesgo respira». La Razón: «La Bolsa logra la mayor subida en dos años y la prima baja 50 puntos». El Periódico de Cataluña: «Balón de oxígeno».

Ahora toca que el Banco Central Europeo compre deuda soberana o emita más moneda. Si no hace ninguna de estas cosas, la bolsa española volverá a caer y la prima de riesgo a subir.

El otro asunto que llevan los periódicos es el de las comparecencias de financieros del PP y políticos del PSOE en el Congreso de los Diputados. Los directores juegan con las palabras de Rato como los trileros con la bolita.

La Gaceta es el único que da primacía a las palabras de Rodrigo Rato sobre las de Draghi: «De Guindos tumbó a Rato un plan 4 veces más barato para Bankia». En La Razón dan en un destacado unas palabras de De Guindos de elogio a Rato: «Cuando pase el tiempo se verá que muchas de las decisiones de Rato han sido correctas y positivas». ABC, en cambio, destaca que Rato acusó al ex gobernador del banco de España: «Rato culpa a Fernández Ordóñez. Revela que el ex gobernador del Banco de España forzó la fusión de Bancaja y Cajamadrid».

El País no culpa a nadie, sino que exculpa: «Rato declara que su plan para Bankia habría costado tres veces menos Salgado dice que avisó a Rajoy del déficit». El Mundo: «Rato alega que su plan era ‘mejor’ y más barato que el aprobado a Goirigolzarri» y Sobre Salgado: «asegura que advirtió a Rajoy de la desviación del déficit, pero que nunca le dio una cifra».

A ver lo que hacen los tertulianos con estas declaraciones. Como se trata de un asunto financiero, muy complicado, por tanto, con muchos números, suponemos que recurrirán a la bandería: defender a los suyos y atacar a los otros.

Ahora entendemos por qué La Razón se ha convertido en una especie de boletín del Gobierno. (¿Recuerdan la porra de los ministros de la final España-Italia dio el periódico?) En un foro organizado por La Razón, a la manera de ABC, cómo no, llevó al ministro de Economía Luis de Guindos, y para acompañale fueron los ministros Fernández Díaz, Pastor (con unas sandalias de veraneante en Sangenjo) y García Margallo, más Esperanza Aguirre.

Por el periódico y su grupo de comunicación, Gloria Lomana, Mauricio Casals, Javier González Ferrari y Alfonso Ussía. Sólo faltó Antonio Mingote. ¡Qué poderío! ¡Como El País en los años 80, cuando Jesús Polanco era un poder fáctico! Y Marhuenda abre la portada con la siguiente frase de De Guindos: «Nunca he considerado que España sea rescatada». Esperamos un contraataque de ABC.

Sólo El País y El Mundo siguen el escándalo de corrupción en que anda metido Oriol Pujol, que al parecer se está hinchando como el cadáver de una vaca muerta. Ya sabemos para qué quieren algunos Hacienda propia.

El País, que en ocasiones se mete en la misma burbuja que La Razón, dedica su foto de portada a un venerable anciano que fue niño de la guerra y luego nadador en los Juegos Olímpicos de Londres de 1948. La moraleja es que Franco fue muy malo. ¿Cuántos años llevamos con esto?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído