Galicia Bilingüe también se apoyará al ex banquero

Conde ya tiene su primer apoyo mediático: el periódico La Región de Orense

Feijóo protege el flanco amenazado por Sociedad Civil y Democracia

El morbo en Galicia, está tierra y esta gente en relativo celo electoral, lo puede poner Mario Conde. Y quizá el Beirismo, si Esquerda Unida acaba concediéndole formalmente la mano de su musa Yolanda Díaz. Y esa posibilidad de que Rafael Cuiña pueda encabezar Compromiso por Galicia: ese Nunca Jamás por el que deambulan disidentes del BNG como «niños perdidos».

El hijo de Pepe Cuiña (aquel señor que se autoproclamó durante años Delfín de Fraga) aspira a ser Peter Pan en ese cuento de hadas aberztale galaico. Y parece ser que se le ha allanado el camino con el rechazo de Teresa Táboas al papel estelar de Wendy. La ex conselleira de Vivenda del extinto gobierno bipartito, aseguran que sólo está dispuesta a hacer el papel de Campanilla.

Los demás, el Feijóo contable, el Pachi cuentista, el BNG con déficit demoscópico galopante, son previsibles. Actores de una película que ya han visto hasta la saciedad los gallegos. Carne de abstención. Aspirantes al inmenso honor de pasarse los próximos cuatro años encerrados en Monte Pío, con el juguete roto del poder autonómico.

La república independiente de Ourense

Con todos los respetos para los que quieran tomarse en serio estas elecciones de no sé sabe quién, ni por qué, ni para qué, en un pedazo de España que ni siquiera propone, perteneciente a un Estado que ni siquiera dispone, dentro de una Comunidad Europea especializada en dejar para mañana, para el próximo trimestre, para el próximo año, lo que podría y debería hacer hoy, es imposible no caer en la frivolidad.

A ver: ¿quiénes van a dar espectáculo? Fundamentalmente Mario Conde. El personal se pregunta hasta dónde puede llegar. Hace cábalas sobre los votos que le puede restar a Feijóo y apuestas sobre la posibilidad de que alcance un 5% en Ourense y en Pontevedra.

El boca a boca difunde un contubernio mediático-político entre el periódico La Región y el clan Baltar en la ciudad a orillas del Miño. Es la misma ciudad en la que algunas noches todavía se puede contemplar el espíritu de Eulogio Gómez Franqueira, el señor con más huevos de España que, desde el puente de mando de Coren, lanzó una consigna que años después le plagió IKEA en un slogan: ¡viva la república independiente de Ourense!

Ha sido tradicional que Orense hiciese la guerra por su cuenta en el ámbito de la derecha gallega. Que se sacase Coaliciones Gallegas, Centristas de Galicia, Victorinos Núñez de la manga, y se convirtiese en una piedra en el zapato para Fernández Albor y más esporádicamente para Fraga.

Tras un largo armisticio, la rebelión de Cuiña y Baltar padre sofocada por el viejo león de Vilalba, la guerra fratricida por la Secretaría General del PP de Orense y la actitud del PP gallego de lavarse las manos ante el acoso al Baltarismo, el clan ourensano, con la inestimable colaboración del periódico de los Outeiriño, suministra municiones y logística a Mario Conde para que debilite por los flancos a las legiones electorales del emperador de Compostela.

Mario Conde le provoca insomnio al PP

Salvo impedimentos burocráticos de última hora, el espectáculo está servido. Perro comiendo carne de perro. Conservadores practicando la antropofagia electoral. En el sur, Mario Conde suscita adhesiones inquebrantables entre alguna derecha, liberales y profesionales vigueses y ha sembrado una semilla en el corazoncito de Gloria Lago.

La cabeza visible de Galicia Bilingüe, defensora apasionada de la estricta equidad en la aplicación de la cooficialidad entre el gallego y el castellano, compartió hace cinco semanas mesa, mantel y compromisos lingüísticos con el gallego pródigo que aspira a ser profeta en su tierra.

A falta de encuestas actualizadas, lo que le provoca insomnio al PP gallego en este momento es la crisis y la sombra alargada e impredecible de Mario Conde. Sólo el 21 de octubre se sabrá si los gallegos están dispuestos a compartir «cuatro años con Mario» en el Parlamento de Galicia.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído