Joan Barril: "Todavía es de los que los que cree que quien paga, manda"

Un asesor de Duran i Lleida y autor de Planeta ataca a Lara por amenazar con llevarse sus editoriales fuera de Cataluña

"Se trataba de buscar un empresario para meter miedo a la gente"

El Periódico de Catalunya, del Grupo Zeta, publica este 10 de octubre de 2012 una dura columna contra José Manuel Lara, presidente del grupo Planeta. El escritor Joan Barril, que en septiembre de 2011 fichó como asesor de Duran i Lleida para las elecciones generales y la actual legislatura, es el autor del artículo Tema de Lara.

Representa al empresario como prepotente y se le reprocha su anuncio de que llevaría sus empresas fuera de Cataluña si se produce la independencia —José Manuel Lara: «Hay cosas que no me gustan de El Gran Wyoming como la sorna y la mofa que hace de algún personaje»–. A pesar de colaborar con político democristiano, el texto está escrito en un lenguaje y con argumentos más propias de un sindicalista o del socialismo de principios del siglo XX que de un autor contemporáneo. No falta ni la caricatura del puro.

Quien así trata a Lara es autor de libros editados por el Grupo Planeta. El propio Barril lo reconoce , en su apolillado mensaje en el que no se define a Lara como editor sino como «patrón», como si en vez de escribir lo que hiciera fuera trabajar a destajo en una fábrica barcelonesa de 1901. Dice que habla de él «como patrón propio, porque controla una de las editoriales en las que suelo publicar buena parte de mis libros en catalán y espero seguir haciéndolo».

Narra cómo, en un acto junto al entonces presidente Montilla en el hotel Palace, Lara se encendió un puro cuando se acababa de aprobar la ley antitabaco. A pesar de que Barril está en contra de esta norma, le parece mal que lo hiciera: «Pensé que ese acto de aparente rebeldía era en realidad un acto de poder». Llega a definirle como «ser a social».

La misma prepotencia y característica de ser a social ve cuando Lara dijo, «o le dijeron decir», matiza, que sus empresas se huirían fuera de Cataluña si se proclama la independencia catalana:

Se trataba de buscar a un empresario para meter miedo a la gente y que, atenazada por la presunción de pobreza ante una fuga de capitales, desista de la quimera.

Me indigna especialmente que el poder económico que nos ha llevado a una de las crisis menos explicadas del mundo tenga ahora las narices de amenazar con su exilio.

Dice de aquel al que define como su «patrón»:

Y en eso llegó Lara para decir que sus libros y sus productos audiovisuales en realidad tienen patria y no es precisamente Catalunya, donde nacieron y se desarrollaron.

Sigue con el retrato de un personaje prepotente pero pone un matiz final, al mostrarle como alguien que actúa al dictado del gobierno y no del mercado:

Lara todavía es de los que piensan que quien paga, manda.

Y que Catalunya y sus profesionales de la ficción y de la edición no son más que hojas enrrolladas para poder fumárselas lentamente frente a la pira donde arden las obras literarias de un mundo díscolo que prefiere las ideas del creador a las sumisiones ideológicas del editor. ¡Menudo capitalismo es este que se rige más por lo que le dicta un ministro que por lo que le aconseja la sensibilidad de los mercados!

 

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído